X
tribuna >

Amargo oleaje – Por Indra Kischinchand

   

Hoy es uno de esos días es lo que me pregunto, aún con más fuerza que nunca, qué es la inspiración. Por mucho que grito con desesperación, ni este comienzo me regala una verdad sobra la que fluyan los versos. Me repito una y otra vez que puede que sea hoy, que ya volverá, que nos encontraremos en algún lugar… y sin embargo me angustia la idea de saber que no es la primera vez, y lo que es aún peor, que no será la última. Quizás es solo que Iván Ferreiro tiene razón cuando asegura que “todos los principios son finales disfrazados de oportunidad” y ni siquiera así es posible deshacerse de todos los miedos; darse cuenta de que bajo el ruido subyace la tristeza y nuestro comienzo es otra excusa para sonreír. Aunque todo vale cuando se trata de fingir. A lo mejor el arte del disimulo nos descubre las evidencias más valiosas, a pesar de ser una contradicción. Pero qué no lo es.

Contradicción es que algo que se desea con mucha fuerza acabe doliendo. Incoherencia es hacer conscientemente lo que no se piensa y excusarse en un mundo que no permite escape. Paradójico es vivir sabiendo que llegará la muerte. Pero si todos los principios son finales disfrazados de oportunidad, todos los finales son principios, sin disfraces y sinceros. Sin mentiras.