X
POLÍTICA >

Barragán reconoce que el petróleo “no ha sido el principal conflicto”

   
El portavoz del grupo nacionalista, José Miguel Barragán, y su presidente, José Miguel Ruano, durante un pleno del Parlamento. / SERGIO MÉNDEZ

El portavoz del grupo nacionalista, José Miguel Barragán, y su presidente, José Miguel Ruano, durante un pleno del Parlamento. / SERGIO MÉNDEZ

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Que el petróleo es una fuente inagotable de conflicto entre “Canarias” (concepto que oficialmente engloba al frente contrario a las prospecciones en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura) y el Gobierno de la nación (PP) es una realidad incuestionable. Sin embargo, el portavoz del grupo parlamentario nacionalista (CC-PNC-CCN), José Miguel Barragán, matiza. En el balance de la octava legislatura, el secretario general de Coalición reconoce que ese no es el principal motivo de discordia con Mariano Rajoy. “De lejos, el mayor problema lo encontramos en la injusta financiación”, recalca en declaraciones al DIARIO.

“Ha sido una etapa condicionada por la crisis y por los recortes presupuestarios”, expone Barragán. “Las discusiones se han centrado en el fondo de la financiación autonómica, en los asuntos sociales -básicamente, los vinculados a sanidad y a los servicios públicos esenciales, debido precisamente a la escasez de recursos. Ese es el conflicto más importante que tenemos con el Estado [la Administración general], que un ciudadano español que vive en Canarias disponga de menos dinero para ser atendido por la sanidad, la educación o los servicios sociales que otro que resida de Cádiz para arriba. Nos parece una completa injusticia. Ahí hemos puesto el acento. Estamos hablando de un modelo de financiación que discrimina a esta Comunidad Autónoma, más allá del cumplimiento o no de los convenios [de carreteras o viviendas] o del REF”.

Semejante argumentación no quita que Barragán dispare un misil dialéctico contra la línea de flotación del Ejecutivo central en lo que respecta a los sondeos que Repsol realiza desde el 18 de noviembre; fundamentalmente, “por las decisiones unilaterales que ha adoptado el Estado”. El dirigente de CC denuncia la “nula voluntad” de diálogo. “Se han negado a escuchar. No ha habido ningún tipo de acuerdo en este sentido. De hecho, cuando el Partido Popular invoca de lealtad institucional, la pregunta es a qué se refiere si no contesta a este Parlamento, que ha pedido un referéndum y que el Gobierno ha tenido que desembocar en una consulta aprovechando la Ley de Fomento a la Participación Ciudadana, de 2010, y que también ha sido vetada”. Idéntico reproche se lleva la política al empleo.

Lamentos y algo de consenso

- Desde la perspectiva del portavoz del grupo nacionalista, el de la octava legislatura ha sido un Parlamento “difícil, complicado”. La mayor “culpa” se la lleva el PP . “El Partido Popular no ha estado a la altura de la defensa de los intereses de Canarias”, comenta. “Es muy triste ver cómo en otras comunidades autónomas se adoptan posiciones de compromiso con la ciudadanía de un territorio en particular y cómo el PP de aquí no mueve un dedo a favor de la Comunidad Autónoma si ve que deja en evidencia. Ha pasado en Baleares con el petróleo”,

- Barragán considera que el PP “ha estado en una actitud virulenta, de acaloramiento innecesario”. A modo de ejemplo, resalta, “van a una manifestación por la carretera de la Aldea [Gran Canaria] y tres días después votan en el Congreso en contra de una enmienda concreta a los presupuestos generales del Estado”. Algo similar ocurre, a su entender, con la vivienda: “Resulta que presentan una enmienda en la que admiten que la Comunidad Autónoma sí cumplía el convenio y han consignado un dinero pendiente”.

- Aun así, pone en valor el consenso en materias como el REF, la transparencia, el pacto por la educación y la estrategia inteligente.

El quinto congreso nacional y la elección del candidato marcaron la agenda interna

Salvados por las campanadas. En Coalición Canaria cerraron el año mejor de lo que esperaban, porque podría haber sido peor. Finalmente se comieron el turrón y contaron las uvas, aunque en unos casos sobraron y en otros faltaron. Con todo, el Ejecutivo de coalición con el PSOE sigue en pie a pesar de las inclemencias políticas.

En el periodo que va de 2011 a 2015, se han sucedido situaciones de tensión interna que estuvieron a punto de provocar efectos colaterales de gran alcance. Las llamaradas las prendieron los chispazos que desprendían las fricciones por el reparto de poder entre los sectores aglutinados en torno a Paulino Rivero y Fernando Clavijo. El primero salió victorioso del quinto congreso nacional de CC (junio de 2012), que colocó a José Miguel Barragán al frente de la organización y le abrió a Rivero la cortinilla del fotomatón para poner cara al cartel electoral del 24 de mayo. Pero los afines a Clavijo triunfaron con selfi capturado el 12 de septiembre de 2014 en la sede tinerfeña del partido. Tras el temprano clic, Rivero quedó fuera del encuadre. El presidente de CC y del Gobierno regional se lo tomó con filosofía, no la cicuta de Sócrates. “Somos una piña”, proclamó ante la marabunta informativa. En noviembre, el jefe del grupo parlamentario, José Miguel Ruano, y la consejera Inés Rojas le dieron la razón al protagonizar un enfrentamiento público para regocijo de la oposición. Si es verdad que la venganza es un plato que se sirve frío, Rivero tendrá las manos calientes de tanto frotárselas -es un decir- como espectador de la imputación a Clavijo por una causa judicial que se remonta a la etapa de concejal de Urbanismo del actual alcalde de La Laguna. No obstante, las escuchas telefónicas -bajo sospecha- figuran en la carpeta de llamadas perdidas del móvil de Clavijo.

“Absolutamente nada será igual que antes”. Así comenzó Barragán su profética intervención en el debate de investidura, en julio de 2011. “Todavía estamos cambiando y por eso quizás no tenemos la percepción real de las transformaciones que estamos experimentando. El tiempo que toca gestionar no es el de finales del siglo XX, ni siquiera el de inicios del siglo XXI”.