X
CICLISMO>

Las bicis toman las calles de Garachico

   
La primera edición de la cita norteña acabó en éxito. | DA

La primera edición de la cita norteña acabó en éxito. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

La primera edición del Día de la Bicicleta garachiquense acabó con un gran éxito de participación. La glorieta de San Francisco se llenó de color y de ruedas en diversas actividades para toda la familia.

Más de 300 personas participaron en esta actividad promovida por el proyecto deportivo del Consistorio garachiquense Garachico en movimiento. Unas 600 ruedas recorrieron las calles de la Villa y Puerto en una marcha no competitiva que estuvo capitaneada por la empresa especializada en bicicletas Acosta Cycles, también organizadores de esta cita y que se ha consolidado de cara a próximas ediciones. Desde el más pequeño, de tan solo un año de edad, hasta el mayor, de 60 años. Entre esta franja de edad se encontraron los más de 300 participantes. De este modo, se cumplió uno de los objetivos, ya que desde Garachico en movimiento y Acosta Cycles se quería reunir a gente de todas las edades y también a miembros de toda la familia.

La mañana comenzó con juegos para los más pequeños y pequeñas, tales como una carrera de sortijas en la que demostraron su habilidad encima de las bicicletas. Más tarde se realizó un pequeño circuito delimitado por conos en el que también mostraron su manejo del manillar. Después se recorrieron varias distancias cortas por las calles del casco. El recorrido más largo, 5 kilómetros y medio, llegó hasta el nuevo puerto deportivo. En esta distancia participaron desde los más pequeños hasta los adultos. La carretera principal del municipio se llenó de bicicletas durante unos minutos, luciendo una imagen espectacular que sorprendió a más de un visitante, turista o vecinos y vecinas de Garachico.

Para terminar la jornada sobre dos ruedas, miembros del equipo de Cachibache y también de Bicistar, en la disciplina más extrema, deleitaron al público con saltos y acrobacias en la glorieta de San Francisco. A todo esto se unió una exposición de bicicletas antiguas que hizo las delicias de los más nostálgicos de las dos ruedas.