X
Positivando >

¿Blue monday? – Por José Juan Rivero

   

Te enteraste que parece que ya pasamos el día más triste del año? Sí, ocurrió este lunes 19 de enero, y todo ello está relacionado con una fórmula matemática, que analiza en función de tres factores como los días que han pasado desde Navidad, otro es que parece que es una de las épocas o la más fría, y por último, entraría en juego un factor económico como es la llegada de la cuesta de enero. Por esa razón este lunes, según este estudio fue más tedioso de lo habitual y que los creadores de esta peculiar forma de mezclar las papas con el tocino han venido a denominar el Blue monday. Y pensando yo, ¿por qué relacionan el lunes con algo anodino y triste? Es curioso. Nuestra realidad es bastante curiosa y ambivalente, somos capaces de pasar en unos días del optimismo y las expectativas propias del fin de año a lidiar con el día más triste del año, sin duda alguna, algo no estamos gestionando adecuadamente, si verdaderamente nos dejamos influir por estas situaciones. Hoy me voy a detener en profundizar en algunos factores que potencian nuestra felicidad, es decir, en aquellas situaciones que nos empoderan sobre nuestra felicidad y nos permite que podamos vivir desde la oportunidad de ser más felices. Los diferentes estudios realizados sobre los hábitos de vida que potencian las personas que consideramos felices, nos plantean en primer lugar el papel que juegan las relaciones interpersonales estrechas y de calidad, como hemos comentado en muchas ocasiones los otros, las personas que adornan nuestra vida juegan un papel importante en nuestra felicidad, por otra parte nos plantea que al mismo tiempo debemos preocuparnos por los demás, para ello es importante poner en nuestra vida el altruismo, los estudios demuestran que una acción altruista a un desconocido provoca niveles muy elevados de felicidad.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el ejercicio físico, ya que provoca dos efectos rápidos a nivel de nuestra vivencia de felicidad, por una parte el relacionado con la liberación de endorfinas, podrían llamarse las moléculas de la felicidad, ya que nos permiten disfrutar de la vida, sentirnos deleitados por muchas cosas y resurgir con facilidad de las crisis personales sin demasiadas cicatrices emocionales. Voluntariado y el cuidado de otros. Además las podemos potenciar con la risa, el sentido del humor, pero además nuestras terminaciones nerviosas estimulan su segregación ante un masaje suave, las caricias o una ducha caliente, etcétera. Dejar toda nuestra voluntad, todo nuestro esfuerzo por ser felices a una fórmula matemática sobre los ingredientes de factores externos que no controlamos y que generan tristeza, me parece abandonarnos a nuestra suerte, por ello, ponte manos a la obra. Sé feliz pese a quien le pese.