X
SANIDAD >

Canarias vacuna a las embarazadas contra la difteria, tosferina y tétanos

   
La vacuna se administra en una única dosis a embarazadas entre las semanas 28 a 36 de la gestación. /DA

La vacuna se administra en una única dosis a embarazadas entre las semanas 28 a 36 de la gestación. /DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

El pasado día 1 entraban en vigor los nuevos calendarios de vacunación infantil y del adulto en Canarias, que tal y como publicó en su día este periódico presentan importantes novedades. Una de las más significativas es la vacunación a mujeres embarazadas frente a la difteria, el tetanos y la tosferina acelular de baja carga antigénica. Se trata de una novedosa estrategia que nos acerca al modelo europeo, impulsado por países como Reino Unido, Alemania e Irlanda, y que también está en consonancia con lo que impera actualmente en Estados Unidos.

Según explican desde la Consejería de Sanidad, “en España, a pesar de mantener elevadas coberturas de vacunación, se observan ciclos epidémicos de tosferina cada 3-5 años, con un aumento en la incidencia desde el año 2010, como está ocurriendo en países de nuestro entorno. Este incremento de incidencia afecta fundamentalmente a niños menores de dos meses de edad que todavía no han sido vacunados y a mayores de 15 años”. Por este motivo, los responsables de Salud Pública del Archipiélago subrayan que “teniendo en cuenta que las formas graves de la enfermedad y las defunciones se producen mayoritariamente en niños menores de un año, sobre todo en los menores de 2-3 meses, uno de los grandes objetivos dentro del nuevo programa de vacunación debe de ser la protección de estos lactantes, por lo que una de las estrategias planteadas para conseguir este objetivo es la vacunación en embarazadas”. En este sentido, las mismas fuentes recuerdan que la vacunación de la mujer al final del embarazo tiene como objetivo proteger al recién nacido frente a la infección por Bordetella pertussis. En Canarias, después de analizar sobre todo la experiencia obtenida en el Reino Unido, que garantiza la seguridad y efectividad de la medida, se administra desde el pasado día 1 una única dosis de esta vacuna a las mujeres embarazadas entre las semanas 28 a 36 de la gestación, y en cada uno de los embarazos. “Las que no se vacunen durante la gestación deberán recibir una dosis de vacuna inmediatamente después del parto”, recalcan desde la Consejería de Sanidad, donde reiteran que “las vacunas han contribuido decisivamente al cambio del patrón epidemiológico de presentación de las enfermedades en los países desarrollados”. “El acceso individual a la vacuna, aunque sea bueno a título personal, va a tener poco impacto sobre la salud de la comunidad. Sin embargo, si logramos interrumpir la cadena de transmisión, con algunas vacunas podemos disminuir la incidencia de determinadas enfermedades, controlarlas y, en la medida de lo posible, contribuir a su eliminación y erradicación”, concluyen desde la Dirección General de Salud Pública.

Se reduce la edad de administración

-Otra de las novedades que contemplan los nuevos calendarios vacunales de Canarias es la modificación de la vacuna frente al virus del papiloma humano, que se administrará a partir de ahora a las niñas que cumplan 12 años en 2015, manteniendo a su vez la inmunización a las niñas de 14 años, hasta que las cohortes de menores vacunadas anteriormente cumplan esa edad, lo que se verificará en el año 2017. Desde Salud Pública explican que “las posibilidades de lesiones intraepiteliales neoplásicas con carácter recurrente en mujeres que han sufrido un proceso excisional en el cuello del útero, ya sea por reactivación o por reinfección, así como en las mujeres con enfermedad inflamatoria intestinal, es considerablemente mayor que en la población general”.

-“Por este motivo, también se va a vacunar frente al virus del papiloma humano a las mujeres sometidas a tratamiento por lesiones cervicales neoplásicas, y a las mujeres con enfermedad inflamatoria intestinal, dentro de un programa específico”, subrayaron las mismas fuentes, quienes insistieron en que “la evidencia científica disponible aconseja disminuir la edad de administración de esta vacuna”.