X
el diván >

Carnaval y juventud – Por Tamara de la Rosa

   

Ya huele a Carnaval. Se aproxima la fecha del inicio de esta fiesta y muchos ya hemos ojeado el altillo a ver qué disfraz podemos ir desempolvando. Y es que el Carnaval no es una fiesta más del año sino un gran espectáculo digno de ver y de vivir, por lo menos, el de Canarias. Pero también es cierto que en estas fiestas el porcentaje de inicio, abuso y recaídas en el consumo de alcohol y drogas es elevado, y una vez más, la población mas afectada es la juventud. En los Carnavales de 2014 fueron 45 menores de edad los atendidos, de los cuales el 60% fue por intoxicaciones etílicas y el 9% por consumo de estupefacientes. Aunque la cifra disminuyó respecto al año anterior, siguen siendo cifras alarmantes. Cuando hablo de juventud (edades comprendidas entre 10 a 20 años) y prevención, siempre hago hincapié en el papel tan importante que tenemos los padres o tutores. Erróneamente pensamos que el inicio en el consumo del alcohol forma parte del proceso de maduración y esto es una actitud muy tolerante si atendemos al importante número de problemas relacionados con el abuso de sustancias entre los jóvenes. Por supuesto que el abuso del alcohol es perjudicial en todas las edades, pero lo es más aún en la juventud ¿Por qué? La juventud es una etapa de pleno desarrollo cerebral. El cerebro está estableciendo todas las bases de las habilidades del menor para su vida adulta (integración de la información, razonamiento, atención, resolución de problemas…) y por todos estos cambios el cerebro de un adolescente es más vulnerable que el de un adulto. Algunos consejos para la prevención son:

1. -Comunicación: La mejor forma de asegurarnos que a nuestros hijos les llegue la información correcta es hablando con ellos y explicarles el peligro del consumo de alcohol y drogas, sobre todo en sus edades. Muchos padres prefieren no hablar de ciertos temas por miedo a incitarles a curiosear con el alcohol y drogas, cuando lo cierto es que de eso ya se encargan sus amigos. Por esto, la mejor forma de asegurarnos que le llega la información correcta es explicándoselo nosotros.

2. -Sexo: Lo cierto es que en Carnavales se practica mucho el sexo. Aunque a muchos padres le sorprende, siempre recomiendo que le den preservativos a sus hijos. El llevar un preservativo en la cartera no va a hacer que tenga más o menos ganas de practicarlo pero, si se da la ocasión, es más probable que utilice el preservativo que lleva encima a que se ponga a buscar un lugar donde los vendan, siendo así una forma de prevención de posibles enfermedades de trasmisión sexual. También es importante que los hijos sepan que el practicar sexo sin precaución, sea heterosexual u homosexual, es motivo suficiente para acudir a un profesional antes de 72 horas.

3. -Horarios y edad: Si tu hijo tiene 13 o 14 años y es el primer año que disfruta de la noche del Carnaval, quizás podrías salir tú también, como padre madre o tutor, y estar por la zona. Decirle a tu hijo que cada hora y media te vaya a ver. No debemos olvidar que, por muy responsable que parezca, estamos hablando de niños y, como tal, son arriesgados, tienen curiosidad por lo desconocido e intentan imitar conductas de otros. De esta forma, si tienen la tentación de consumir, el hecho de tener que ir a verte cada hora y media, les va a frenar a llevar a cabo ciertas conductas por miedo a las consecuencias.

4. -El trasporte público es la mejor opción: No olvides que en Carnavales los casos de abuso de alcohol son elevados. Aunque tu hijo te diga que no bebe, recuerda que son jóvenes, imprudentes, arriesgados… y esto les hace equivocarse. Es mejor levantarse a las cuatro de la mañana e ir a buscar a tu hijo o que utilice el transporte público, a que se arriesgue a coger el coche con dos copas de más y tenga un accidente. Está demostrado que, cuanto más se retrase el inicio de consumo de alcohol, menos probabilidades hay de un consumo abusivo.
*PSICÓLOGA
tamaraconsulta@gmail.com