X
entre nosotros >

Carta a D. Paulino Rivero – Por Juan Henríquez

   

Sé que es usted el presidente del Gobierno canario, por supuesto no con mi voto, sino por esa especie de mal entendida política por la cual socialistas (PSOE) y conservadores (PP) tienen que escenificar el odio y desencuentro endémico. Sin embargo, los mismos actores, pero en Alemania, forman gobierno sin que los alemanes se subleven; puede que la ventaja de años que nos llevan practicando la democracia sea el motivo que explique que es posible entenderse la derecha y la izquierda, como alianza que en situaciones complicadas -crisis y paro- favorezca al conjunto de la ciudadanía. ¡A buen entendedor…! Déjeme que le diga a su excelentísima que no salgo de mi asombro por las muestras de alegría y satisfacción que exhibió públicamente ante el anuncio de Repsol que de las prospecciones practicadas no se ha encontrado ningún hidrocarburo con la calidad suficiente para ser extraído. Esbozando una sonrisa adulterada, y haciendo grandes esfuerzos para disimular el desequilibrio labial, el genuino representante del nacionalismo canario, el esperpéntico don Paulino Rivero, con la verborrea que le caracteriza, vomitó: “Es un éxito político y un triunfo de la sociedad”.

Respóndame: ¿Su excelentísima me toma por gilipollas? Lo pregunto porque pisotea usted con total impunidad la inteligencia de los canarios. A ver sí nos aclaramos. ¿Su eminencia está diciendo que gracias a los recursos, manifestaciones y espacios televisivos, no se encontró petróleo? Supongamos que tiene su ilustrísima razón, ¡pues coño!, sí tantos poderes cree tener, haga lo mismo para que desaparezca el paro, el hambre y los chorizos que le rodean. Última pregunta: ¿Quién pagará los 100.000 euros que ha costado el milagro de su eminentísima al lograr desaparecer de los fondos marinos cualquier tipo de hidrocarburos? Tengo la solución. La mitad de su nobilísima nómina, y otro tanto de la chalupa plateada, José Miguel Pérez, y queda saldada la estafa al pueblo. ¡Linces!