X
cd tenerife >

Al borde del abismo

   
Foto FRAN PALLERO

Foto FRAN PALLERO

DIARIODEAVISOS.COM | Santa Cruz de Tenerife

MARTÍN – TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

Presa de sus propios errores, de la desesperación propia del conjunto que se sabe en dificultades y de un árbitro lamentable, el CD Tenerife sumó ayer la segunda derrota en casa de la temporada, que le vuelve a colocar al filo del precipicio: a solo dos puntos de los puestos del descenso. La complicada situación clasificatoria de un equipo que no transmite buenas sensaciones sobre el terreno de juego, hartó definitivamente a la afición blanquiazul, que en la recta final del encuentro de ayer cargó contra Miguel Concepción, presidente del club; Álvaro Cervera, el entrenador, y Alfonso Serrano, secretario técnico.

Cervera le entregó de nuevo la titularidad al canterano Jorge, dejando así a Hugo Álvarez en el banquillo. Mientras, Unai Albizua fue el elegido para ocupar el carril izquierdo de la defensa por el sancionado Raúl Cámara, quedándose Igor Arnáez también en la suplencia. Y además Aridane volvió a ocupar un lugar en la foto de los titulares.
Antes del inicio del duelo, la peña Frente Blanquiazul mostró una pancarta en la que se leía: “Serrano, no te enteras. No más tranques y más cantera”.
Con este clima prebélico y con todas estas variantes en la escuadra que saltó al campo de entrada, el Tenerife empezó en plan dominador. Se jugaba en la cancha berciana. La Ponfe se encontraba cómoda agazapada y a la espera de una contra beneficiosa.

Justamente por esa vía surgió el único gol del partido. Corría el primer cuarto de hora cuando Acorán aprovechó un balón en profundidad por su banda derecha para internarse en el área y asistir a su compañero Sobrino, que en boca de gol y en pugna con Jorge conectó un inapelable remate. Era la primera llegada a la portería rival de la Deportiva.
Los tinerfeñistas acusaron el golpe y no supieron sobreponerse durante otros 15 minutos. Fue a la media hora de choque cuando el panorama se aclaró.

El veterano Pablo Infante recibió dos cartulinas amarillas casi consecutivas, por lo que tuvo que marcharse de manera anticipada al túnel de vestuarios.
Justamente a partir de ahí, el dominio de los pupilos de Cervera volvió a hacerse evidente. Y las ocasiones empezaron a llegar.

La más clara, la que disfrutó Aridane, quien en el minuto 38 cabeceó de manera correcta un centro que sirvió Suso. El delantero grancanario puso el balón en el segundo palo de la portería de Kepa. Para desgracia del ariete grancanario, la madera impidió que el tanto subiese al marcador. Antes de eso, Aitor también probó fortuna.

El segundo acto mantuvo el mismo guión de gran parte de la primera mitad: dominio del Tenerife, pero sin llegadas claras a la portería del Bierzo.

Metió Cervera a Igor Arnáez de inicio en la segunda parte por Unai Albizua buscando mayor profundidad por la izquierda. La idea estaba clara: buscar más centros y hacer el juego de ataque menos previsible, no siempre cargándolo por el costado de Suso. El problema es que dichos centros casi siempre fueron defectuosos o de mala calidad, por lo que los arietes, Ifrán y Aridane, casi siempre se encontraban en desventaja con respecto a la defensa contraria.

Todo el planteamiento de Cervera se vino abajo cuando el colegiado, solo con la intención de compensar y nivelar numéricamente a los dos equipos, expulsó a Moyano en el 57, quien cometió falta que era merecedora de amarilla, pero no de roja directa.

Con diez para diez, los locales dejaron de confiar en sus posibilidades y el choque se igualó.

El primer remate a puerta con criterio en este segundo periodo llegó en el minuto 64, cuando Ifrán remató de cabeza un centro de Suso, pero el balón se fue junto al poste derecho leonés, mientras que Sobrino desaprovechó un claro contragolpe en el 78. Hubiese sido el final del partido si el delantero de la Ponferradina no hubiera rematado al lateral de la red.
Aridane, Suso y Ricardo tampoco concretaron sus oportunidades, por lo que el marcador no se movió más.