X
internacional > tinerfeño en la nasl

Un chicharrero en Nueva York

   
Ayoze García

Marcos Senna es uno de los mejores amigos del jugador tinerfeño dentro del vestuario del equipo. / NYC

O. HERRERA / J.A. FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

Un buen día Ayoze García decidió hacer las maletas rumbo a los Estados Unidos, un país que contaba aún con dos competiciones futbolísticas que buscaban un hueco en el panorama internacional muy a la sombra del fútbol americano, béisbol o baloncesto. El tinerfeño había acabado su relación con el Sporting de Gijón y un histórico como el New York Cosmos se fijó en él para incorporarlo a su plantilla. Tres años después, el tinerfeño se muestra feliz y muy satisfecho con su experiencia.

“Nueva York es un sitio espectacular aunque, como he dicho mil veces, no hay nada como Tenerife. Las cosas me van bien, me he adaptado completamente”, señala rotundo el jugador insular.

Ayoze recuerda lo arriesgado de su decisión, al tratarse de un país en el que el fútbol, y la vida cotidiana, se entiende de una manera muy diferente a la española: “Disfruto del fútbol y mi familia está muy contenta en Nueva York. Además el club está creciendo. Fue una decisión arriesgada, importante para mí, pero no me arrepiento para nada”.

Deporte en crecimiento
El jugador tinerfeño, acostumbrado a la competitividad de la liga española y al calor de sus aficionados, vio cómo llegaba a un país en el que al fútbol, a pesar del tirón de su selección en el último Mundial, aún le queda mucho camino por recorrer: “Tras jugar en Europa, con aficiones tremendas y un tirón mediático muy importante, debes acostumbrarte a esto, que es muy distinto. Llegas a un sitio en el que quizás echas de menos un poco esa importancia en la prensa, o que la gente por la calle te anime y demás, aunque, repito, la experiencia para mí está siendo muy buena”.

El ejemplo más claro del crecimiento del New York Cosmos es la llegada de Raúl González Blanco. El exmadridista compartirá vestuario con el tinerfeño, algo que a Ayoze lo llena de ilusión: “Empezamos en breve la pretemporada. Que Raúl llegue es bueno para todos. Hemos notado ya la atención de la prensa desde que se supo de su fichaje. Nueva York está creciendo futbolísticamente y la prueba está en los fichajes de Raúl González con nosotros y de David Villa con el otro equipo de la ciudad”. Ayoze recuerda la última vez que se midió con el Real Madrid de Raúl cuando los chicharreros militaban en Primera División: “Recuerdo el partido que jugamos en el Heliodoro porque tuve la suerte de poder hacer un gol. No se puede decir nada de Raúl que no se haya dicho. Para mí es un lujo poder tenerlo de compañero y me servirá para poder seguir creciendo y aprendiendo de un futbolista de su talla”.

Junto a Marcos Senna, campeón de Europa con España, Ayoze está mostrando en Estados Unidos su faceta goleadora, de jugador que llega tanto para finalizar la jugada como para poder dar el último pase. Él lo achaca a su felicidad a la hora de ponerse unas botas de fútbol: “El estado anímico se nota mucho y yo soy feliz en este equipo. Llevo dos años bastante buenos, a un gran nivel, y si tengo la suerte de seguir marcando, fenomenal”.

Al ser cuestionado por el actual momento del CD Tenerife, se mostró “confiado” en que los blanquiazules puedan seguir con su dinámica de buenos resultados de las últimas jornadas. El pasado fin de semana pudo disfrutar in situ del partido entre los blanquiazules y el Sporting. Aunque, curiosamente, él defendiera las camisetas de ambos clubes, tenía claro que hubiera querido que la victoria cayera del lado blanquiazul, “algo que sabe todo el mundo porque el Tenerife es mi equipo”.

Y es que, a pesar de que Nueva York sea una ciudad llena de oportunidades, de que el Cosmos crezca y quiera hacerlo de la mano del tinerfeño y de que su familia esté plenamente feliz allí, Ayoze García reconoce que jamás podrá cerrar la puerta al CD Tenerife: “Nunca se sabe. En el fútbol mirar a largo plazo es muy complicado. Volver a casa es un sueño porque el Tenerife me dio todo, la oportunidad de crecer, es el club de mi vida y tengo allí a mi familia y a mis amigos. No se sabe lo que puede pasar el próximo año. Ahora toca disfrutar en Estados Unidos, luego ya se verá lo que pasa”.