X
POLÍTICA >

El debate fantasma

   

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Paulino Rivero (CC) y Enrique Hernández Bento (PP) se han conjurado, por separado, para agitar el fantasma de las prospecciones una vez que Repsol ha decidido poner rumbo a otras aguas al no hallar hidrocarburos de calidad y en calidad suficientes para su explotación.

Mientras el presidente del Gobierno de Canarias, en retirada expansiva, aviva los rescoldos de la controversia -con lo que mantiene en ascuas a Fernando Clavijo-, el subsecretario de Industria, Energía y Turismo atiza la polémica. En evidente contradicción con los aprietos electorales de su partido, Bento llena el depósito de los agravios. “Vamos a ocuparnos de lo que preocupa a la gente”, resaltó el lunes el secretario general del PP regional, Asier Antona, en declaraciones al DIARIO. En lugar de dejar que se extinga el foco de tensión, el alto cargo del ministerio de José Manuel Soria echó gasolina al deslizar que la compañía energética se expone a una multa de hasta seis millones de euros por no ejecutar dos de las tres autorizaciones concedidas para buscar gas o petróleo en las cercanías de las islas orientales. En una de las casillas de salida del tablero de la candidatura a la jefatura del Ejecutivo regional, Hernández Bento invoca el Título VI de la ley de hidrocarburos. En el artículo 109 se tipifica como infracción muy grave “la interrupción o suspensión injustificada de la actividad que se venga realizando mediante concesión o autorización administrativa, cuando de ello resulte perjuicio relevante para el funcionamiento del sistema”. La letra pequeña de las concesiones tiene la última palabra.

Consultadas por este periódicos, las fuentes de la empresa se remiten al comunicado emitido el 16 de enero, en el que notificaba a la opinión pública la finalización de las exploraciones iniciadas el 18 de noviembre, a unos 60 kilómetros de Lanzarote y Fuerteventura, y anunciaba que el buque de posicionamiento dinámico Rowan Renaissance regresaría a Angola esta semana. Sellado el pozo -“con los protocolos de seguridad más estrictos”-, los operarios se dedican a labores de limpieza, a la recogida de los materiales y a la retirada de las tuberías. “Los plazos se están cumpliendo”, confirmaron. También se ratificaron en que “no se realizarán actividades de investigación adicionales en esta zona”, en alusión a los proyectos denominados Chirimoya y Zanahoria. Las pepitas de la sandía no eran de oro. Los cálculos de Repsol se basaban en una posibilidad de éxito de entre el 15% y el 20%.
Receloso, el Gabinete autonómico se agarra al clavo ardiendo de las herramientas jurídicas. Ayer, en la sede tinerfeña de la presidencia, el magistrado emérito del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín disertó sobre la memoria histórica. Paulino Rivero encargó a este fiscal un informe con la intención de actuar contra “los funcionarios y las autoridades políticas que han intervenido en los expedientes de prospecciones de Canarias, Baleares, Valencia y Málaga”. Ese apoyo externo se fundamenta en el artículo 9.2 de la Constitución y en el Código Penal.

Rivero asiste esta mañana en Madrid a una conferencia del lehendakari. Íñigo Urkullo (PNV) era la mano derecha de Jon Josu Imaz, hoy consejero delegado de Repsol. En las elecciones a la Eurocámara de 1994 encabezó la lista en la que Isidoro Sánchez (CC) consiguió un escaño.