X
caso corredor> entrevista al denunciante

El denunciante del caso se ratifica y dice que le han “arruinado la vida”

   
Carlos Calderón, el propietario del pub Sketch, tras declarar como denunciante del caso. | SERGIO MÉNDEZ

Carlos Calderón, el propietario del pub Sketch, tras declarar como denunciante del caso. | SERGIO MÉNDEZ

VICENTE PÉREZ | La Laguna

El empresario Carlos Calderón, propietario del desaparecido pub Sketch, en el Cuadrilátero lagunero, se ratificó ayer ante el titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de La Laguna, César Romero Pamparacuatro, en la denuncia que dio pie al caso Corredor, referida a supuestas extorsiones de policías locales a cambio de no imponerle multas, en la época en que el ahora alcalde, Fernando Clavijo, era concejal de Seguridad.

Calderón, que acudió sin abogado porque afirma que no tiene dinero para pagarse uno, manifestó a su salida del Juzgado que desde que denunció este caso, llevando a la Fiscalía Anticorrupción una grabación de una conversación con Clavijo en el que supuestamente se trató un acuerdo tácito para evitar el incumplimiento del horario de cierre de locales de ocio nocturno, ha sufrido amenazas “constantes” que le han “arruinado la vida” y que ha temido por su vida.

“Me han causado la ruina, y he sufrido extremos muy duros: me quemaron el local, me quemaron la casas, intentaron matarme; sufrí un secuestro, mi coche me lo manipularon…”, relató a los periodistas, recordando que en el incendio de su vivienda en Santa Cruz se salvó “por minutos”, pues ocurrió “a la una de la madrugada” y se tuvo que levantar al “recibir una llamada por un conflicto con un empleado” para acudir a su local, “y a los cinco minutos se inició el fuego”. Lo contó a las puertas de los Juzgados laguneros con lágrimas en los ojos, al punto que lloró hasta en cuatro ocasiones.

Aseguró que desde hace una década y hasta que ya estuvo en “la ruina absoluta” las presiones sobre su persona fueron “de múltiples formas, pues esta gente sabe lo que hace”. “Diez años de mi vida tirados a la basura por culpa de no acceder a las acciones que yo entendía ilegales de ciertos personas que no conocía ni conozco de nada”, añadió.

Al ser preguntado por los periodistas a qué gente aludía, respondió: “Me refiero a los policías, al propio Fernando Clavijo, a Evaristo [González, empresario], a través de las personas que metió dentro de mi círculo para conseguir sus fines”. Agregó: “Todo fue una consecución de situaciones que no cesaban y afortunadamente no tengo familia, porque de haberla tenido hubiera sido horrible”.

Calderón anunció que se va a presentar como acusación particular, y que ha tenido que hacer uso de abogados de oficio, “y casi mendigar”, momento en que volvió a llorar, para posteriormente señalar que no ha encontrado un abogado asequible para él, pues le piden cantidades “astronómicas” que superan los 20.000 euros. “Esto es pequeño, aquí todo el mundo se conoce; me parece llamativo que cobren eso, lo respeto, puede ser su precio, pero piensas muchas cosas”, apostilló. El empresario del antiguo Sketch cifró sus esperanzas en una testigo protegida que también tenía previsto declarar ayer ante el Juzgado, y cuyo testimonio, apuntó, “será clave”. “Es una persona a la que le tengo muchísimo aprecio y lamento muchísimo que se haya visto en la situación que vio por haberme ayudado y defendido”, señaló Calderón.

Para él, el día de ayer, con el inicio de las declaraciones de los imputados y testigos, fue “como un renacer”, porque todo había quedado bajo secreto de sumario, y al fin espera que se demuestre “la verdad” y que se vea que no estaba loco “ni flipado” con lo que había denunciado.

“Mi intención con aquel negocio”, evocó, “era montar otro, de día, pero necesitaba una cantidad grande de dinero y en la noche es más fácil crearlo que con los negocios de día, pero jamás imaginé que me iba a ocurrir todo esto”.

Isaac Tacoronte, expareja del denunciante, tras salir del Juzgado y no querer hablar ante la prensa. | DA

Isaac Tacoronte, expareja del denunciante, tras salir del Juzgado y no querer hablar ante la prensa. | DA

En cuanto a la grabación que entregó a la Fiscalía sobre su reunión con Clavijo, enfatizó que “no está manipulada” y tachó de “bulo” afirmar lo contrario, al punto de que ha instado al juez a que la periten para que no queden dudas de su autenticidad. En esa reunión estuvo presente la entonces pareja del denunciante, el periodista Isaac Tacoronte (en la actualidad empleado en el Ayuntamiento de la capital tinerfeña), quien ayer se ratificó en que no le constan extorsiones ni pacto para evitar multas e incluso cuestionó una de sus firmas en una de las dos declaraciones que le tomó la Policía, por lo que el juez ha pedido una prueba caligráfica, según informaron a este diario fuentes de las defensas de los imputados.

Hacienda pública
También declaró ayer como imputado el empresario y abogado Evaristo González, quien llegó a estar detenido y encarcelado en 2011 por un delito contra la hacienda pública dentro de las diligencias del caso Corredor. A las puertas del Juzgado, González rechazó hacer declaraciones a este diario. Sin embargo, poco antes sí había accedido a hablar con los restantes medios de comunicación presentes a las puertas del Juzgado.
Así, según Eldiario.es, González afirmó que “tal y como está el procedimiento, es muy difícil que se celebre el juicio”, pues las irregularidades en este proceso judicial van a “llevar a la nulidad” del caso, por lo que tiene “clarísimo” que se “desimputará” a todos los afectados.

González, que es investigado también por la supuesta sustracción del sumario del auto del juez Pamparacuatro por el que se autorizaban las escuchas, negó ser el autor de este robo. En este sentido, dijo que “no se puede sustraer o extraviar algo que nunca ha existido” ya que “lo que se llama auto” es un “simple borrador” que estuvo en el sistema informático y que nunca se sacó y se incorporó al procedimiento, “por lo que nunca ha existido y no se puede reconstruir”. Más de una veintena de abogados de los imputados asisten a estas declaraciones, que hoy continuarán ante los Juzgados de La Laguna, pues toca el turno de Fernando Clavijo y la concejal Blanca Pérez.