X
en la carrera >

Escuchando a Clavijo – Por Domingo J. Jorge

   

Una semana donde Fernando Clavijo, alcalde de La Laguna, ha sido titular de muchas primeras y motivo de no pocas tertulias, en distintos y variados medios, y sobre todo carnaza para las redes sociales, infatigables ellas, con medias noticias en algunos casos, o mejor, noticias a medias, y, por supuesto, diana para dardos en más de una cafetería desde La Carrera hasta Herradores, llegando a San Benito y hasta algunos pagos periféricos. A todos nos gusta lanzar la piedra al supuesto pecador, llámese como se llame, pero nos olvidamos de dejar al imputado -palabro de moda- defenderse y declarar como lo ha hecho Clavijo este viernes desde primera hora de la mañana ante el juez César Romero Pamparacuatro. Casi cuatro horas en las que el primer edil de Aguere, candidato oficial de Coalición Canaria para el Gobierno autonómico, dejó patente la defensa de su inocencia y, como señaló en la rueda de prensa posterior, agradecimiento a la justicia, en este caso al propio juez César Romero Pamparacuatro, por permitir su defensa. Este caso, el Corredor, donde está corriendo mucha gente, sobre todo aquellos deseosos por desbancar a Clavijo de la candidatura al Gobierno regional, algunos cercanos a él y otros no muy lejanos, barrunto, pues este sonado caso ha dejado en entredicho, incluso, la capacidad de salvaguarda de documentación que sucede hoy en los juzgados de nuestra tierra, y como diría el otro, de esta España nuestra. Se trata de un caso, desde su principio, lleno de sinsentidos, de incoherencias. Valga un ejemplo, del que no se ha dejado de hablar en los últimos días. Imaginen que alguien graba sus conversaciones telefónicas, las de cualquiera que lea este comentario, las entrega a otros para que éstos las hagan públicas, se hacen públicas, de hecho, y resulta que la orden de las grabaciones no estaba actualizada y, por tanto, éstas eran ilegales. Eso es lo que está pasando con Clavijo en este caso. O por lo menos, eso es lo que se ha llevado a los juzgados por parte de la defensa del máximo mandatario lagunero. Lo que es un hecho es que más de un decapitador de estas calles laguneras se ha quedado con las ganas. Clavijo sigue siendo candidato de Coalición Canaria para las próximas elecciones. Alguno estará apenado. Ah, otra cuestión. Más de uno está aprendiendo que la justicia se hace en los juzgados.