X
tribuna >

Escuchar Canarias – Por Fernando Clavijo Batlle

   

Tu verdad aumentará a medida que sepas escuchar la verdad de los otros”, certera y certísima frase de Martin Luther King, referente universal para la convivencia cuyas enseñanzas hemos olvidado con demasiada rapidez en este lado del mundo. Aquí, en Canarias, el diálogo está en los mismos inicios de nuestra historia como pueblo. Aunque no lo recordemos –para nuestro pesar– hubo un tiempo en que los ancestros aborígenes se reunían en tagorores y foros similares en cada isla, donde se escuchaba a los más viejos y se aprendía de su sabiduría, donde se tomaban decisiones consensuadas, la experiencia era un grado y la palabra dada se cumplía.

Hoy, cuando todas las fórmulas posibles de relacionarnos han sido inventadas, la realidad nos ha demostrado que no hay mayor originalidad que la vuelta a los orígenes. Que la ciudadanía no quiere ser ya, nunca más, parte de un auditorio silente que se conforma, sin más, con lo que le decimos. Necesita, por encima de todo, volver a ser escuchada. Ese es nuestro convencimiento y lo que hemos aprendido en este tiempo de gestión pública.

Quienes creemos en el trabajo en equipo y en la importancia del diálogo permanente, estamos convencidos de que el futuro de la política pasa por más comunicación con la ciudadanía. La política de arriba abajo hace tiempo que agoniza, que se ha agotado. Por ello, el principal compromiso del equipo que lidero como candidato a la Presidencia del Gobierno de Canarias es el de recuperar la esencia perdida de la democracia, volver a generar ilusión y debatir nuestro ideario político en encuentros en cada una de las Islas, en las que el objetivo principal es escuchar.

Saber qué siente, cómo respira, qué mueve a este pueblo que es maduro para discernir y decidir pero que está, comprensiblemente, cansado de imposiciones.Nuestro primer trabajo, en consecuencia, tras el nombramiento como candidato, fue el de abrir nuestras sedes, las del partido, para recuperar el diálogo, el debate con todos los sectores sociales y planificar el futuro que queremos para Canarias. Esa ha sido la esencia de los encuentros abiertos que he mantenido como alcalde de San Cristóbal de La Laguna, un lugar desde el que se palpa y se conoce la realidad de primera mano y sin maquillajes. Y ese es el formato que he desarrollado desde el pasado verano, de manera aún más intensa desde que fui nombrado candidato, y en el que sigo poniendo, hoy, cada día, todos mis esfuerzos.

El programa con el que Coalición Canaria se presenta a las próximas elecciones y cuyas líneas principales se trazaron en la Conferencia Política que dio lugar al manifiesto Canarias20, se está debatiendo y mejorando en estos encuentros públicos, al mismo tiempo que en los órganos del partido. Y se está enriqueciendo de muchísimas sugerencias de gente de muy diversa procedencia y opinión, que no hacen más que mejorarlo y adaptarlo a lo que Canarias, que está conformada de tantas y tan complejas realidades, necesita.

Hemos dejado atrás, por suerte, y creo que con éxito, esas viejas formas de hacer política monolíticas y basadas en decisiones unilaterales. Y, sinceramente, una de mis mayores satisfacciones es poder estar cumpliendo, junto a un grupo excepcional de hombres y mujeres, el cometido que me ha encomendado el partido y que no me ha sido difícil desarrollar, puesto que comparto y defiendo plenamente que hay que mirar hacia el futuro con un proyecto participativo, transparente y dialogante.

No hace tantos años, fui solo un militante. Un joven ilusionado con un partido y un proyecto de futuro, que se construía de abajo a arriba, y que estamos, por suerte recuperando. Y como el militante que sigo siendo creo en el trabajo y en las decisiones colectivas. Creo en que la calle hay que ganarla escuchando y dando respuestas sinceras y realistas. Y, sobre todo, creo y defiendo que cualquier política que no sea una conversación permanente entre la ciudadanía y sus representantes, no está cumpliendo sus objetivos.

Todos y cada uno de los militantes y simpatizantes de Coalición Canaria tenemos que aceptar el desafío de cambiar las cosas. Es una tarea que los hombres y mujeres nacionalistas estamos más obligados que nadie a acometer y culminar con éxito. Y para ello necesitamos la participación, la opinión, las manos, la colaboración del mayor número posible de ciudadanos. Si hay un esfuerzo decidido e integrado, Canarias puede y debe cambiar. Tenemos la energía y la creatividad para salir de esta situación. Y, sobre todo, tenemos la obligación de generar ilusión como única manera de que nos impliquemos todos en la construcción de este futuro común. Porque tenemos futuro. Seguimos siendo una tierra de oportunidades. Tenemos las fortalezas necesarias, las herramientas adecuadas, los valores necesarios. Y, tenemos, sobre todo, la capacidad y la oportunidad única, que no debemos desaprovechar, de escuchar a Canarias y a los canarios.

*Candidato de Coalición Canaria a la Presidencia del Gobierno de Canarias