X
Cuadernos de África >

El espía marroquí – Por Rafael Muñoz Abad

   

¿Qué sucede entre las agencias de inteligencia de España, Francia y Marruecos en materia de cooperación antiterrorista? El reino alauí es un aliado vital en cuestión de seguridad y un estrecho colaborador con los servicios españoles y franceses. Rabat sabe que es socio preferencial de Europa y aliado primordial de Washington. Razón por la que juega sus cartas con maestría y se le permiten algunas licencias. La inteligencia marroquí, la DSGN, dirigida por Mohamed Yassin Mansouir, íntimo de Mohamed VI, está presente con especial interés en España, EE.UU. y el resto de Europa occidental. El modus operandi de sus agentes puede ser tan discreto como infantil. Ya sea intentando [indiscretamente] escuchar una conversación entre simpatizantes del Polisario en un café en pleno parque de Santa Catalina en Las Palmas; viajando en Binter a El Aaiún cual discreto pasajero más; o estando perfectamente infiltrados en las comunidades religiosas de la diáspora marroquí. El DSGN y sus operaciones han quedado al descubierto pues han tenido su propia fuga de información al estilo Wikileaks bajo la firma de Twitter @chris_coleman24. Filtraciones que, tras la “misteriosa” cancelación de la cuenta, han quedado recopiladas en el blog Desde el Atlántico. Algunas de las revelaciones relativas al DSGN están relacionadas con la contrainteligencia y la creación de agencias de noticias y el soborno a periodistas y medios para crear una corriente que vincule al Polisario con el yihadismo. Los servicios marroquíes son muy activos en los pasillos de la ONU, pues su tesis, como dueño legítimo del Sahara, parece perder solidez a ojos de la Casa Blanca. El enfriamiento de las relaciones franco-marroquíes, patentes en la ausencia diplomática en la manifestación por los atentados de Charlie Hebdo, al considerar la Casa Real marroquí ofensivas las caricaturas del rotativo galo, ha supuesto un relajamiento en la lucha subterránea que se lleva contra el islamismo y su propagación. De cualquier manera, la colaboración entre el CNI y los agentes de Marruecos ha dado como fruto la detención de varios radicales de pasaporte español, no nos olvidemos de eso, que tenían previsto atentar en España.

*CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL.
cuadernosdeafrica@gmail.com