X
SUCESOS >

Un falso yihadista hiere a un policía local de Arona en El Fraile

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Un agente de la Policía Local de Arona resultó ayer herido de carácter menos grave tras recibir un golpe en el rostro que requirió al menos una docena de puntos de sutura y que pudo costarle uno de sus ojos. La agresión se produjo por parte de un falso yihadista de nacionalidad marroquí que anunció su intención de llevar a cabo una masacre en la localidad sureña y que terminó lanzándose desde un balcón, en hechos acaecidos en la calle Taburiente, dentro del término municipal de Arona.

El suceso que nos ocupa, en información facilitada a través de testigos y servicios actuantes y corroborada en lo esencial por fuentes oficiales, se inició unos minutos antes de las cuatro de la tarde de ayer, cuando el referido varón de nacionalidad marroquí anunció su intención de quitarse la vida, al tiempo que aseguraba ser yihadista.

Como quiera que España se encontraba en situación de alerta 2 (más tarde se elevó a alerta 3, la misma que cuando se coronó rey a Felipe VI) por amenaza del terrorismo islamista y que por la mañana ya se había perpetrado la masacre en París contra la revista Charlie Hebdo, las autoridades optaron por tomar las debidas precaucaciones y a El Fraile se desplazaron un número notable de guardias civiles y policías locales de Arona, así como efectivos del Servicio de Urgencias Canario y del Consorcio de Bomberos.
Oportunidad

Llegados al lugar, los agentes observaron que el individuo se encontraba en el balcón de un segundo piso y sin ningún tipo de artefacto explosivo o similar (bombona de butano, etc.) cerca, por lo que optaron por actuar y entraron en el domicilio. Ello motivó la desquiciada reacción del marroquí, quien hirió al agente para luego tirarse desde el balcón al firme evitando la protección que habían desplegado los bomberos por si finalmente se tiraba.

El marroquí resultó herido en una de sus piernas, pero su comportamiento originó una serie de protestas por parte de algunos de sus vecinos y compatriotas, quienes finalmente se enzarzaron con los agentes de la Policía Local de Arona que acordonaban la zona.

Se desconoce si, además de la persona que originó todo el suceso, se ha practicado algún otro arresto por los hechos aquí relatados.