X
líneas de más >

Faltan carteles por Nisman – Por Gerardo Daniel Settecase

   

Internamente no acepto que lo que no ocurra en el Primer Mundo poco importa, pero así parece pues no he visto carteles tipo “Yo soy Charlie Hebdo” tras el asesinato del fiscal argentino Alberto Nisman, quien investigaba el atentado a la Asociación Mutual Israelí Argentina en 1994 (85 muertos) cuando tampoco vi carteles; ni tras la primera: el atentado en 1992 a la Embajada de Israel (29 muertos).

Adhiero por mi parte a los carteles que veo en Argentina: “Yo soy Nisman”. Y “Yo soy Cabezas”, periodista asesinado en 1996 por investigar pucherazos entre el entonces presidente Carlos Menem y un empresario suicidado en 1998, y “Yo soy Menem junior”, muerto en 1995 durante un caratulado accidente del helicóptero que pilotaba, aunque la máquina tenía impactos de proyectiles antiaéreos. Todos casos mafiosos irresueltos, con pruebas contaminadas por peritos, jueces policías y agentes de la Secretaría de Estado de Inteligencia de Argentina, lo que no cambiará la presidenta Cristina Kirchner al disolverla y unificar sus James Bond, pues estos sobran en sus Fuerzas Armadas y de Seguridad nacionales o provinciales, y no renunciarán a su licencia para matar. Y “Yo soy Pachter”, periodista del diario argentino The Buenos Aires Herald, quien al dar la primicia de la muerte de Nisman habría impedido “limpiar” el lugar del crimen, hoy exiliado ante amenazas de muerte de cómplices de la corrupción imperante desde la llegada al poder de Menem y sus aliados, los Kirchner, símbolos de impunidad, nepotismo, privatizaciones y renacionalizaciones irregulares de empresas públicas y persecución a periodistas. Muchos carteles de “Yo soy ….” necesita Argentina para reivindicar tantas víctimas de menemismo, kirchnerismo y socios que no perdonan traiciones y contaminan investigaciones. Como muchos carteles con “Yo soy decente”, votos para expulsarlos del poder, y Nisman para condenarlos.

gerardoctkc@gmail.com