X
educación >

Frente común del profesorado contra la gestión de Educación

   
El órgano más representativo de los docentes insta al consejero a sentarse a negociar. / DA

El órgano más representativo de los docentes insta al consejero a sentarse a negociar. / DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Un ultimátum a la Consejería de Educación. La Junta de Personal Docente de la provincia occidental anunció ayer que el sistema educativo canario no puede soportar más la situación de pasividad actual y que es imprescindible que los profesores y la administración lleguen a un acuerdo. Este órgano de representación, compuesto por 41 delegados pertenecientes a seis sindicatos, remitió el pasado 13 de enero una solicitud de entrevista al consejero de Educación, José Miguel Pérez, dada la gravedad de las situaciones que está padeciendo el profesorado. “Hasta la fecha”, denuncia la Junta Docente que preside Pedro Crespo, “no hemos obtenido respuesta alguna. Exigimos a la Consejería de Educación que inicie las negociaciones con carácter inmediato”.

En un clima de “indignación generalizada por la actitud de desprecio de la Administración educativa, que lleva toda la legislatura desvirtuando los principios fundamentales de la negociación colectiva”, la Junta de Personal calificó de obstruccionista la actitud de los máximos dirigentes políticos de la enseñanza pública de Canarias, que “han convertido la Mesa Sectorial en un mero trámite burocrático, despreciando al profesorado”.

Los delegados de personal insisten en la necesidad de negociar cuanto antes una serie de asuntos, que consideran prioritarios por su incidencia en las condiciones laborales del profesorado. En primer lugar, los docentes exigen que se pacte un calendario para analizar las condiciones laborales y ruegan al consejero que “cumpla con su felicitación navideña”, donde apostaba por llegar a puntos de encuentro para mejorar la actual situación de la enseñanza pública no universitaria de Canarias y del profesorado que en ella desempeña su labor docente. Para lograrlo, “será imprescindible que nuestros dirigentes políticos demuestren en 2015 una auténtica vocación negociadora, un firme propósito de acercar posturas, además de fomentar el reconocimiento social de la función docente”.

Entre los temas más urgentes a tratar en ese calendario de conversaciones, la Junta señala como prioritarios la recuperación y mejora de las condiciones de trabajo una vez superada la crisis, el reconocimiento al profesorado de Canarias de una retribución similar al resto de comunidades autónomas del Estado, la disminución de la carga burocrática, un acuerdo de estabilidad para el profesorado interino un pacto para la configuración de las plantillas en el concurso de Traslados o la puesta en funcionamiento de los comités de Seguridad y Salud.

Asimismo, solicitan que cualquier norma educativa, además de atenerse al principio de seguridad jurídica, respete una autonomía y gestión democrática real de los centros educativos, no solo permitiendo, sino alentando, una mayor independencia de criterio en la gestión cotidiana de la actividad docente. “Rechazamos la imposición al profesorado de fórmulas magistrales y apostamos por el desarrollo de los proyectos educativos propios de cada centro”, reclaman.