X

Hasta siempre, campeón

   

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Familiares, amigos, allegados y cientos de moteros quisieron dar en la tarde de ayer el último adiós a Néstor Jorge Cabrera, quien ya descansa en el lagunero cementerio de San Luis.

Ni la lluvia ni el frío que ayer reinaron en Santa Cruz y en La Laguna fueron impedimento para que muchísimos aficionados al mundo de las dos ruedas acudieran, primero, al tanatorio de Servisa, donde se velaron los restos del piloto tinerfeño, y luego al citado camposanto, recorriendo así los últimos kilómetros de Néstor, sin duda el mejor motociclista de Canarias de todos los tiempos. Así lo afirmaban y recordaban los muchísimos aficionados al mundo del motor que se quisieron sumar al dolor profundo y perenne de sus padres, Nena y Néstor, quienes en estos seis años y medio en los que Néstor Jorge ha luchado por su vida han sido su principal apoyo.

Consternación, dolor, llanto y tristeza fueron los sentimientos que se mezclaron con el inconfundible aroma del aceite y de los neumáticos de las motos que escoltaron el féretro de Néstor Jorge desde Servisa hasta el Cementerio de San Luis.

Allí se le dio el último adiós al campeón amable, al que siempre tenía una sonrisa en la boca y al que nunca perdió de vista su sueño: triunfar montado en una moto.
Y vaya que lo consiguió. Comenzó montado en una scooter con ocho años. Desde ahí despuntó y mostró el potencial de un gran competidor. Luego pasó por el motociclismo de velocidad, motocross, dirt track y enduro, pero fue en la modalidad de supermotard donde alcanzó sus resultados más importantes. Fue campeón de Canarias y de España, y llegó a lograr la tercera plaza en el Europeo del 2004. Participó en el mundial y ganó carreras, hasta que en el año 2008 sufrió un grave accidente que lo ha mantenido en estado semiinconsciente hasta que una afección pulmonar lo ha bajado de la moto bruscamente.