X
internacional >

Laura Rodríguez: “El miedo de la gente se nota en sus caras”

   
Laura Rodríguez Armas

Laura Rodríguez Armas

JORGE MARTÍNEZ | Santa Cruz

El próximo abril se cumplirá seis años desde que la periodista grancanaria Laura Rodríguez Armas llegase a Francia tras abandonar Canarias en busca de trabajo, y es ahora, cuando París llora y se manifiesta por los diferentes asesinatos terroristas, cuando la canaria siente que está viviendo “los incidentes que globalmente más han afectado a la población francesa” desde que llegó al país.

Tras trabajar en diferentes medios de comunicación desde que llegara al lugar donde ya vivió cuando era niña , Laura se encontraba el miércoles 7 en la habitual reunión entre compañeros para repartir los temas que conformarían la edición del semanal Le Nouvel Observador. Todo transcurría con normalidad hasta que en la televisión de la sala donde estaban aparecieron las imágenes de la pareja de hombres entrando armados en la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo. “Estábamos definiendo la semana de trabajo cuando lo vimos y la sensación que sentimos fue de miedo. Todo se paró. Como periodistas teníamos que esperar, pero no sabíamos muy bien a qué”, explica Laura para DIARIO DE AVISOS.

A partir de ahí, horas donde el dolor invadió cada punto de Francia y de numerosos ciudadanos del resto de países. “Charlie Hebdo trata temas arriesgados pero aquí está muy arraigado entre la gente y su director Stéphane Charbonnier, conocido por todos como Charb era muy popular”. Por esto, las manifestaciones no tardaron a favor de la libertad de expresión y en memoria de los asesinados. Al día siguiente, como la periodista canaria afirma, “el mundo nunca se para, pero en este caso, globalmente era diferente. Saltaban las falsas alarmas sobre nuevos incidentes y en el metro se podía ver el miedo, la psicosis en la cara de la gente”.

Pero antes de llegar al metro, ese segundo día, Laura comenzaría la jornada de la peor forma posible. Un fuerte ruido la sobresaltó mientras estaba en su casa, y ante la pregunta realizada a su pareja, ¿qué es?, recibió la respuesta de disparos. Se trataba del segundo ataque terrorista. “Me estremecí del susto, me quedé de piedra. Una agente de policía había muerto en un tiroteo. Desde mi ventana no se podía ver lo ocurrido, pero pronto pude escuchar las sirenas de los coches de policía. En todas las ventanas del edificio de enfrente había gente y fue cuando me di cuenta de que había pasado algo”.

Al conocer que los dos autores del ataque a la revista Charlie Hebdo han sido abatidos por la policía, Laura se siente “aliviada. Sin embargo tengo una sensación amarga. No tenemos el sentir de que esto se haya acabado”.