X
el cráter >

M. C.- Por Juan Carlos García

   

Las iniciales M.C. marcadas con tachuelas halladas en el fragor de la búsqueda de la tumba de Cervantes, al parecer, no corresponden con el autor de El Quijote. Hoy en día, esas dos letras, en una primera apreciación, pudieran vincularse con distintos y diversos términos. Desde McDonald’s hasta MasterCard pasando por el extinto Movimiento Comunista, por el mar Cantábrico o la mecánica cuántica. Sin olvidar los medios de comunicación, el grupo M Clan o los mismos martes de Carnaval o miércoles de Ceniza.

Hay quién se decanta por un Messi-Cristiano, Mariano-Cospedal o Merkel-Cameron. Quizás actúe como un resorte ante el verdadero movimiento ciudadano. Estas dos siglas quizás nos remiten a las claves del devenir de los próximos meses. Momentos cruciales (m.c.). Aún se evidencia un malestar creciente (m.c.) acompañado de un miedo cerval. Sigue azotando la miseria conmovedora que en ocasiones alcanza magnitudes considerables. Establecidos en su mandato categórico, en el que subyace una mentalidad caduca, continúan aplicando medicinas contraproducentes para erradicar manías caprichosas y para abortar maniobras clandestinas, cuando no traman maquinaciones calculadas.

Es tiempo de desterrar males crónicos que conducen a malentendidos caóticos. Es tiempo de desenmascarar mentiras calumniosas. En estos meses se requiere una meditación cabal para no adentrarse en un mundo cerrado y adiestrarse en un manejo celoso para interpretar un mapa confuso. A partir de ahora, acelerarán los movimientos circenses. Alegarán motivos convincentes asentados en mentes cultivadas.

Estrecharán manos candorosas al despuntar las mañanas centelleantes. Intentarán seducir con melodías contagiosas. Tratarán de irradiar un magnetismo conquistador, de desprender una magia cautivadora. Emprenderán misiones comprometidas. Procurarán formular matizaciones certeras. Lograrán mayorías ceñidas o conformarán minorías circunstanciales. Quizás se resquebrajen muros compactos y se tambaleen monopolios consolidados.

Estas dos letras, M.C., quizás también nos remitan a la relación tradicional Madrid-Canarias, también colmada de tachuelas.