X
EL ROSARIO >

“Macario ha marcado nuestra historia para bien y para mal”

   
Escolástico Gil Hernández, portavoz municipal de ir-verdes                                   en El Rosario./ FRAN PALLERO

Escolástico Gil Hernández, portavoz municipal de ir-verdes en El Rosario./ FRAN PALLERO

NORBERTO CHIJEB | El Rosario

Escolástico Gil Hernández, funcionario del Ministerio del Interior, es desde hace más de una década el gran opositor del alcalde más longevo de Tenerife, Macario Benítez Gil, quien ya no será su rival en las próximas elecciones, donde Iniciativa El Rosario-Los Verdes pretende alcanzar el gobierno de un municipio que se debate ahora en una profunda crisis administrativa tras la anulación de su Plan General de Ordenación. El propio Escolástico ya advirtió de su ilegalidad en el año 2009. Estamos, por tanto, ante un escenario complicado pero a la vez ilusionante para el líder de la oposición en El Rosario, al que muchos ven como la única alternativa posible para derrotar a los socialistas.

-¿Cómo se presenta el año, con unas elecciones en cinco meses y sin Macario Benítez como rival?
“Me parece evidente que estas elecciones son diferentes a todas las anteriores, porque basta escuchar la voz de la calle para ver que no se está cuestionando un gobierno sino un régimen y eso también ocurre en El Rosario. Nuestra rivalidad con Macario Benítez ha sido siempre política y sobre la gestión pública, nunca personal. Macario ha sido un alcalde muy votado en El Rosario y ha marcado nuestra historia para bien y para mal. Por eso, nos habría gustado vencerle en las urnas gracias a la voluntad popular”.

-¿Precisamente, el hecho de que no se presente Macario Benítez Gil a las próximas elecciones debe significar que crecen las posibilidades de victoria de IR-Verdes?
“Nosotros vemos nuestras posibilidades como el premio a nuestra labor como principal fuerza de la oposición. IR-Verdes no ha gobernado en el Ayuntamiento, pero sí en los plenos, donde hemos demostrado que tenemos cogido el pulso al municipio, conocemos el diagnóstico de los problemas de los vecinos y hemos promovido soluciones adecuadas y cualificadas a lo largo de muchos años. Esperamos que los vecinos sepan valorar este trabajo cercano y cotidiano y decidan en las elecciones que ha llegado el momento de un cambio tranquilo y estable”.

-¿Hasta qué punto el fenómeno Podemos puede perjudicar las opciones de IR-Verdes a la Alcaldía?; ¿estaría dispuesto a pactar con Sí se puede, por ejemplo, destinada a ser la marca de Podemos en las municipales?
“Podemos y Sí Se Puede no son lo mismo. En concreto, Podemos no se va a presentar a las elecciones locales en El Rosario y nuestra actitud ha sido de un escrupuloso respeto a su proceso de configuración. IR-Verdes es un partido de orden que siempre ha sido favorable a pactos para formar un gobierno honrado con aquellas fuerzas políticas que obtengan representación en las elecciones, siempre que los acuerdos y los candidatos sean transparentes y claros, centrados en la gestión eficiente del dinero público y el buen gobierno”.

-¿No se siente un bicho raro, con un partido que va por libre, que teóricamente solo es puro y exclusivo de El Rosario, sin otras ataduras, cuando todos hablan de un frente popular de izquierdas?
“Nosotros hemos mantenido intacta nuestra identidad y trayectoria desde hace más de una década. Eso es un capital y un valor en el momento de las elecciones, porque significa estabilidad y coherencia si los vecinos nos encomiendan el gobierno. Con nuestra experiencia de tantos años, siempre hemos visto movimientos que buscaban en la mezcla esconder sus debilidades. Nosotros en El Rosario, sin mezclarnos con nadie, nos hemos hecho fuertes trabajando día tras día, no dependemos de nadie y además creo humildemente que nos hemos ganado el respeto de todo el mundo haciendo una oposición responsable y seria”.

-Usted fue militante socialista. ¿Cree qué se puede reconducir el PSOE a nivel canario y estatal tras los últimos batacazos electorales?
“No cabe duda de que el PSOE tradicional tal y como lo hemos conocido en los últimos cuarenta años, es decir, como una opción ganadora incrustada en todos los niveles de la Administración, puede desaparecer como un actor principal de la política española. Sin embargo, eso no quiere decir que no juegue un papel como actor secundario, como está demostrando el Partido Socialista en Canarias, donde sus dirigentes han aceptado convertirse en un partido comparsa de perfil bajo, dedicado a regatear derrotas y no a celebrar victorias”.

-Bajemos a la tierra. Todo aquello que usted avisó en su día se ha ido cumpliendo y hoy el municipio de El Rosario no tiene Plan General de Ordenación. ¿Qué se hace ahora?
“Nosotros estamos preparados para hacer el Plan General de Ordenación revisando algunos puntos que consideramos perjudiciales para los intereses de los vecinos, escuchando a cada afectado y ofreciendo soluciones de acuerdo con el interés general. Además, nuestra intención es colaborar con el Cabildo de Tenerife, porque somos conscientes de que un instrumento de planeamiento de este calado tiene que salir adelante desde la cooperación institucional entre las distintas administraciones, pues las aventuras de algunos alcaldes en plan Llanero Solitario ya han causado demasiado daño a la gente y a las empresas. Hay que cerrar este expediente sin más demoras, pero incluyendo mejoras”.

-¿Por dónde pasa el futuro de El Rosario?
“Pasa por encontrar nuestro lugar en el área metropolitana de Tenerife, la más importante de Canarias en este momento, con vocación de capitalidad, pero entendida desde aquí, con conciencia de periferia, es decir, creando, reforzando e invirtiendo en servicios básicos y dotacionales de proximidad para cada núcleo de El Rosario, haciendo un municipio habitable, saludable y atractivo por su bienestar, su comodidad y por su cercanía a Santa Cruz y La Laguna, donde tenemos acceso al mismo tiempo a lo mejor de la ciudad y del campo”.

-¿No miran ustedes demasiado para el campo y poco para la costa, o me equivoco?
“Nuestra configuración como partido y nuestras iniciativas a lo largo de estos años demuestran que tenemos una visión integral y muy equilibrada del municipio. No hay un barrio, una calle, un rincón de El Rosario cuyas necesidades y demandas no hallamos llevado a los plenos. Los vecinos lo saben porque lo han visto y si gobernamos continuaremos empeñados en esa línea de equilibrio territorial integral en todas nuestras propuestas y soluciones”.

-¿Se ve alcalde el 24 de mayo?
“Soy funcionario de carrera, conozco muy bien el Ayuntamiento y la administración en general. Me veo como un servidor público con la experiencia necesaria para cualquier tarea que mis vecinos me quieran encomendar, en la oposición o en el gobierno”.