X
crítica >

El Museo de Bellas Artes – Por Joaquín Castro

   

El Museo de Bellas Artes, después de haber recuperado la segunda planta del edificio, ha inaugurado una exposición de los depósitos almacenados de nuestros pintores canarios y de algunos otros que a lo largo de los siglos han residido en esta capital, no sin olvidar los depósitos del Museo del Prado.

Comenzando la visita, tanto a un lado como a otro de la sala, dividida en dos, vemos en primer lugar una reproducción del Cristo de Velázquez, pintada por Gumersindo Robayna. Luego vendrán obras de Pedro de Guezala, donde no solo vemos temas dedicados a mujeres canarias, sino también los retratos de campesinas, como la chica que lleva en brazos la gallina, o la célebre mujer que hemos podido ver en los libros que se le han dedicado. Es uno de los grandes artistas que se especializó en el desnudo femenino, así como en el terreno rural. La mujer canaria, la del sombrerito de paja, la pescadora con su pañuelo negro anudado en el cuello, los niños desnudos junto a sus padres a la orilla del mar, son temas que el maestro abordó magistralmente. La idiosincrasia de la gente de su tierra le caló muy dentro. En el recorrido de la exposición hay tanto cuadros de gran formato como de pequeño. Figuran un poco amontonados. Entre ellos, una acuarela de Francisco Bonnin, gran pintor de nuestra tierra, que llevó su obra a las galerías de Londres y Barcelona, en esta última ciudad a la afamada Sala Parés; a Francisco Bonnin Miranda, como su hermoso tema del carromato. Nos iluminó una gran marina de López Ruiz y otra de Enrique Sánchez. La acuarela de arboleda de Enrique González Bernaldo.

Destacamos de una manera especial a Nicolás Alfaro Brieva (20-12-1826), designado por la Real Academia de San Fernando académico correspondiente para la provincia de Canarias en 1866. Fue maestro de Filiberto Lalier, Valentín Sanz y Manuel González Méndez, figuran todos en la exposición. El primero con paisajes románticos, el segundo retratos y el tercero con sus escenas bretonas de la época en que residió en Francia. Los óleos de Martín González con la atracción del gran maestro.

Los temas de toros y toreros de Oscar Domínguez. Juan Ismael, César Manrique, con el original del cartel del Carnaval que en su día pintó, dedicado al Ayuntamiento de Sant Cruz, Pepe Dámaso con sus temas característicos. Pedro González, que además cuenta con su exposición permanente, ahora con la amplitud de la sala mucho mejor, pues sus cuadros son de gran formato. Maribel Nazco, Cristino de Vera, Enrique Lite… Destaca en el salón un cuadro familiar de Teodoro Ríos, cuatro niños con pelota y muñeca. Una de las grandes obras de este excelente artista. Cuadro espectacular para contemplarlo, por los detalles y por el enorme desarrollo técnico del artista. Botas Ghirlanda con los paisajes de allende los mares. Las campesinas de Romero Mateos, en especial la lechera con su cesto a la cabeza.

Gran cantidad de retratos, con firmas ilegibles, otros en mal estado de conservación, que necesitarían una investigación, así como restauración, por tratarse de un legado histórico de Santa Cruz, entre ellos, firmas de Rafael Delgado, González Méndez, Valentín Sanz, Teodoro Ríos, Gumersindo Robayna, Juan Davó… Alberto Brito con sus personajes en las plazas de la capital.

Muchos de estos cuadros al estar colocados a gran altura se hace difícil ver las firmas, muchos de ellos de pequeño formato. Figuran obras en depósito del Museo del Prado, algunos anónimos, como uno de la Inmaculada Concepción y otros de temas campestres. Faltan muchos pintores que figuran en la colección, Máximo Escobar, Juan Galarza, Sureda, Siro Manuel, Roberto Rodríguez, Manolo Sánchez, Francisco Borges Salas…

En cuanto a las esculturas, hay que destacar la Mujer dormida de Borges Salas, la lechera que sirvió de inspiración para fundir la que figura en la puerta del Mercado Nuestra Señora de África, así como obras del Museo del Prado.

Sería bueno que pudiéramos ver una sala dedicada a pintores canarios, que de hecho se encuentran en los fondos de nuestro Museo Municipal de Bellas Artes.