X
de refilón >

Ocurrencias – Por Cristina Molina

   

Carlos Alonso ha propuesto cambiar el horario de las clases de la ULL para evitar las colas en la TF-5. Me pregunto si el presidente del Cabildo piensa que el grueso de los universitarios acude en coche a clase. Qué lujo. Alonso se basa en la idea de que “en vacaciones no se producen estas retenciones”. En esas fechas no están de holidays solo los universitarios sino toda la comunidad educativa. Alumnos de todos los niveles más todo el profesorado y personal no docente. Veremos si las obras que se van a acometer en el mes de marzo dan en el clavo o son una ocurrencia más.

Otra reciente genialidad la ha tenido la secretaria general de Podemos en Sevilla que, en una entrevista, declaró: “Si gobernamos, la gente decidirá si hay Semana Santa. Así se hace en Podemos”. Ya han aclarado que no tienen especial interés en prohibirla pero da igual, si no es este hubiese sido otro el disparate. Todos fruto del espíritu de Podemos: “democratizar” y cuestionar absolutamente todo, sin líneas rojas, sin respeto a los pilares de la sociedad ni predisposición a pactos de estado. Todas las ocurrencias tienen cabida en este partido que abraza con gran fervor la utopía de una sociedad que solo existe en algunos -y no todos- manuales de filosofía. Mención especial merece también el autor de la entrevista que, en mi opinión, ha usado la archiconocida treta de acentuar una idea que no se corresponde con la principal de la conversación. Lo que viene a ser, crear polémica. La ocurrencia la ha tenido el periodista publicando después una opinión defendiéndola de la controversia que él mismo, en cierta medida, indujo.

Por suerte me quedo ya sin espacio para opinar sobre la ocurrencia del Tribunal Constitucional al apoyar que un menor de edad, alumno de la ESO, pueda ausentarse de clase para hacer huelga en contra del criterio de los progenitores. Como diría Marguerite Duras, yo no tengo idea, sólo palabras y silencios.

@cristination_