X
santa cruz de tenerife >

Rechazo sindical unánime al reglamento de la Policía Local

   
Los cuatro representantes sindicales policiales acudieron ayer a los estudios de Teide Radio. / FRAN PALLERO

Los cuatro representantes sindicales policiales acudieron ayer a los estudios de Teide Radio. / FRAN PALLERO

N. T.| Santa Cruz de Tenerife

El nuevo reglamento de la Policía Local de Santa Cruz ha provocado la crítica unánime de los sindicatos policiales con representación en el cuerpo, ya que entienden que ni ha sido consensuado y mucho menos se ajusta a las necesidades reales de organización de los agentes. Así lo explicaron ayer Raúl González (UGT), Moisés Sánchez (CC.OO), Juan Pedro Cruz (Asipal) y Jesús Illada (CSIF), en los estudios de Teide Radio, en el programa El Balcón, a donde acudieron para mostrar su disconformidad con este reglamento.
Señalaron los representantes sindicales que desde 2012, año en el que presentaron las últimas alegaciones a lo que entonces era sólo un borrador, no habían tenido noticias de este reglamento, siendo las primeras las de su aprobación definitiva.

Atentado contra la libertad

Calificaron algunos de los artículos incluso de inconstitucionales, “porque atentan contra el derecho de imagen”, refiriéndose así a la prohibición de llevar barba o tatuajes. Tampoco entienden que se les prohíba el uso del teléfono móvil, cuando “hay zonas de Santa Cruz en las que las emisoras no tienen cobertura o que nos pidan que en los atestados sí que usemos el móvil para sacar fotos”. Otra de las incongruencias que señalan estos agentes es que se les prohíba la entrada en establecimientos en los que se dispense bebidas alcohólicas, “entonces no podemos entrar en ningún bar de la ciudad y mucho menos desayunar o tomar un cortado”, añadieron.

Pero, sin duda, más allá de estos artículos, que consideran una forma de desviar la atención, los sindicatos critican que no se establezca la estructura organizativa de la policía. “No aparece por ningún lado cómo nos organizamos internamente”. A esto hay que sumar la denuncia que hacen del mal estado del material, “hay coches que tienen el techo grapado para que no se caiga”, o que se tengan que comprar el chaleco antibalas.

El anuncio de 100 policías en diez años lo tildan de “electoralismo”, porque la realidad es que “ahora hacen falta 150”.