X
A babor >

Rectificación – Por Francisco Pomares

   

Asier Antona ha recurrido al viejo “donde dije digo digo Diego” para desmentirse a sí mismo. Hace un par de días explicó la posición de su partido, fruto de un ukasse del Ministerio de Hacienda consistente en ligar la negociación del REF económico a la de la financiación autonómica, y retrasar la aprobación del REF económico hasta después de las próximas elecciones, con un Gobierno regional distinto al actual. Cuando lo dijo, el Gobierno de Canarias andaba tan despistado como siempre, y casi no se produjo reacción alguna, apenas un comunicadito de prensa. Andan los cien mil hijos de Paulino conmocionados por la derrota de su jefe en la candidatura, y por el repentino punto final a la guerra del petróleo, y no reaccionaron con la contundencia necesaria. No así la mayoría de los medios, y la cosa se contagió primero a los empresarios, luego a las fuerzas políticas, hubo declaraciones de Bravo de Laguna, y del propio Gobierno regional, y el asunto iba in crescendo, hasta que el ministro Soria demostró que aún le quedan reflejos y terció diciendo que REF económico y financiación autonómica son dos cosas distintas y deben negociarse por separado. Apenas un día después, don Asier se sumó a la nueva posición oficial del PP canario, intentando salvar los trastos y no hacerse sangre él mismo. Difícil papelón.

El PP gobierna en España intentando establecer un rasero de normalización por el que quieren hacer pasar a todo Cristo. Si por Hacienda fuera, el REF se quedaría en las concesiones europeas y en la libre discrecionalidad de las decisiones del Gobierno de España en los Presupuestos del Estado. Pero el REF es otra cosa. Sin necesidad de exagerar buscando su origen en los Reyes Católicos, las especificidades fiscales forman parte del fuero canario desde hace siglos. Compatibilizar la posición normalizadora del Gobierno Rajoy con los beneficios fiscales y económicos del REF es imposible. Como servir a dos amos al mismo tiempo. Y el PP canario tiene que optar. De momento, han cambiado el discurso del Ministerio por un discurso que responde al interés local. Es una rectificación que hay que aplaudir, desde una posición vigilante. Porque en política los discursos suelen ir por un lado y las realidades por otro. Lo importante es que el PP canario fuerce hoy una negociación rápida de los aspectos económicos del REF. Y lo ideal sería que apoyara mañana una reforma del Estatuto que blinde para siempre nuestro fuero. Aunque eso es harina de otro costal.