X
diario del coach >

Salir del paro – Por Andrés Brito

   

Cuando una persona en situación de desempleo pone en marcha un proceso de coaching conmigo no sólo lo hace con una sustancial rebaja en el precio del servicio sino que también afronta su situación con la perspectiva de que buscar trabajo ya es un trabajo en sí y que, por tanto, ha de dedicarse a ello aplicando las estrategias que le posibiliten alcanzar cuanto antes dicho objetivo. El primer cambio es lingüístico: la persona está desempleada (sin empleo), no parada (sin hacer nada). Aunque sutilmente, esta distinción comienza a surtir efecto de manera inmediata.

Hay cuatro preguntas básicas con las que arrancamos este tipo de procesos: ¿qué sabes hacer?, ¿eso para qué sirve?, ¿a quién le es útil? y ¿dónde está esa persona? Las respuestas proporcionan a la persona una valiosa información sobre las capacidades que ha de poner en valor y a dónde dirigir su esfuerzo al darse a conocer: ya existe una empresa que necesita sus servicios, sólo que todavía no saben nada el uno del otro.

El plan de acción, por regla general, comienza con una mirada introspectiva a fin de que la persona desempleada se valore a sí misma, lo que ha hecho hasta ahora en el ámbito laboral y lo que es capaz de ofrecer como fuerza de trabajo. Después discernimos a qué entidades ofrecer sus servicios y, finalmente, diseñamos la conversación que mantendrá con quien se encargue de la contratación para que descubra las posibilidades que el aspirante desea darle a conocer.

El paro es una lacra en nuestra sociedad, pero no es una situación irremediable. Está demostrado que el acompañamiento técnico de un profesional durante la búsqueda de empleo eleva las posibilidades de encontrarlo en menos tiempo.

www.andresbrito.com