X
opinión >

Spain is different – Por Sergio García de la Cruz

   

Existen situaciones muy comunes que a lo largo de nuestra vida se nos repiten y sabemos de ellas, pero hay una gran parte que se escapan de nuestro desconocimiento y cuando nos topamos con ellas, decimos, pero ¿esto es así?, pues qué gran injusticia.

Cuenta la historia que algunas veces la administración frente al ciudadano actúa con la ley del: “esto es así y punto” y ocurre, en la mayoría de los casos, debido a una contaminación de malas praxis; alguien en su día dijo que eso se hacía así y punto. Normalmente, ese alguien fue alguna autoridad que dio una orden en ese sentido y que hoy ya no tiene razón de ser o incluso ni siquiera es conforme al ordenamiento jurídico. Pocos son los valientes que se paran unos instantes a preguntarse el porqué es así. Automatismo, se llama. El ciudadano se tropieza continuamente con muros administrativos e incluso con injusticias. La administración goza de imperium, de máxima omnipotencia, del: “esto es así y punto” y si no te interesa pues laméntate en un bar con tus amigos. Qué bruto soy, las cosas no son así; si estás en desacuerdo y tienes mucho dinero se abre ante ti la vía judicial, presentas un contencioso y si tienes mucha suerte ganas, porque incluso ante la Justicia también tienen esa supremacía. Como decía un profesor mío de administrativo: “Así gano yo los casos hasta de tacón”. Ante este escenario no cabe duda que la mejor opción es la del bar.

Pensemos ahora en una cuestión económica: España encabeza el ranking en desempleo. Un país que tiene a las estrellas más cotizadas del fútbol mundial y con equipos que cautivan en todo el planeta. Pero es que además está en el grupo de países en los que más impuestos se pagan con relación al salario medio anual que percibe el empleado; qué contradicción, ¿no?
España, el país de la UE donde más impuestos se pagan al morir, o sea, que no solamente es caro vivir aquí donde pagas impuestos hasta por mirar al cielo y con tipos impositivos exorbitantes que producen fugas de capital a otros países que hacen su agosto a costa de esta sangría. Un ejemplo: el impuesto de donaciones y sucesiones que es uno más de ese pase por caja tan habitual y que es tremendamente injusto porque te da a elegir entre dos opciones: pagar o renunciar y, como sabemos, el Estado también es un heredero por lo que termina quedándoselo si tú no puedes pagarlo; vamos, algo así como: “la bolsa o la vida”. Pero es que encima pagan más los que más tienen, o sea, no solamente pagas más si lo que heredas vale más, sino que también pagas más si tu patrimonio es mayor; vamos, que mezclan la velocidad con el tocino y además te añaden un 3% en concepto de ajuar, haya o no. Europa no está para aguantar las injusticias de España y ha declarado que parte de él es contrario al principio de libre circulación de capitales y que hay una diferencia en el trato fiscal entre los residentes y no residentes en España y entre los bienes inmuebles situados en territorio español y fuera de éste; y que lo arreglan o se les multa.

www.sergiogarciacruz.com