X
Al golpito >

El sueño de un desbloqueo – Por Rafa Lutzardo

   

Quién lo iba a creer. Estados Unidos y Cuba parecen por fin romper ese muro de bloqueo diplomático, económico y comercial que durante más de 50 años el pueblo cubano ha sabido resistir contra el poder capitalista del imperialismo americano. Para muchos jóvenes cubanos se les abre una puerta de esperanza, una nueva oportunidad, aunque todavía es pronto para lanzar los sonidos de las campanas al aire. La esperanza de vida del líder y presidente de la revolución cubana Fidel Castro (88 años) son cada vez más cortas. No menos la tiene su hermano Raúl Modesto (83 años) y que actualmente sustituye a su hermano en los designios presidenciales del país de la República de Cuba, país insular del Caribe, asentado en un archipiélago del mar de las Antillas. Si por un lado la mayoría de la nueva generación cubana ve con buenos ojos el posible desbloqueo con el imperio yanqui, la generación anterior, los más veteranos, no son partidarios de ese apretón de manos entre Estados Unidos y Cuba. Pues como me confesaba un amigo que en la actualidad reside en Cuba, “donde pasaste el verano ahora pasa el invierno”. En lo que respecta a Canarias, José Carlos Mauricio escribe en el periódico La Opinión: “La debilidad política exterior española representa la mayor dificultad para que Canarias pueda restablecer sus antiguas relaciones históricas con el Caribe. No olvidemos que al final del siglo XIX, las Grandes Antilla-Cuba, Dominicana y Puerto Rico, formaban junto a Canarias, las provincias ultramarinas del Imperio español”. Canarias tienen que ver mucho con Cuba, especialmente desde los años 20-30 a Cuba y 40-50 a Venezuela, donde los emigrantes canarios o isleños, fueron bien recibidos en ambos países. Cuba ha sabido vivir durante más de 50 años contra un brutal bloqueo. El pueblo cubano se ha adaptado al sacrificio, a las penurias, al sufrimiento, al hambre, pero ha sabido superarse ante tantas adversidades que el pueblo americano le ha puesto a lo largo de todo este tiempo. Sin duda, no le ha quedado otro remedio. Así pues, para muchos cubanos, la guerra fría entre Estados Unidos y Cuba parece un milagro, pero más bien por la intervención del papa Francisco, donde la Iglesia parece haber jugado un importante papel para que este hito histórico pueda consolidarse en un futuro no muy lejano entre dos países enfrentados por distintas ideologías y doctrinas. Que el 2015 sea la esperanza de libertad para el pueblo cubano.