X
Al golpito >

Tiempos mejores – Por Rafa Lutzardo

   

Tiempos mejores. Eso es lo que deseamos todos los seres humanos en estos momentos de crisis, conflictos, guerras, hambres y corrupción. En los últimos coletazos del año 2014, en el Orfeón la Paz de La Laguna, tuvo lugar el estreno de una obra teatral titulada Tiempo mejores. Una obra del dramaturgo y periodista Cirilo Leal; el amigo que un día vino del vientre de esa tierra ardiente del Caribe llamada Carúpano (Venezuela), con el objetivo de esculpir en textos homenajes a una parte de la historia de Canarias y, de paso, reivindicar o denunciar confrontaciones sociales asociadas a la actualidad de nuestra tierra. Tiempos mejores es un ensayo teatral que aún está en fase experimental, pero con la dirección de otro excelente dramaturgo, actor, guionista y narrador como es Óscar Bacallado, se prevé que lo que ahora es una promesa, más tarde se convierta en una realidad. Actores comprometidos del mundo del Carnaval tinerfeño como don Ciruelo (Vicente García) y Lecherita (Francisco Mendoza), junto con la participación del Retornado (Rafael Lutzardo), Wito wito (Cirilo Leal) y Óscar Bacallado, motiva que el teatro en Canarias resurja de sus cenizas volcánicas sin la ayuda de padrinos. Un teatro, altruista y comprometido con la realidad de los problemas de nuestra tierra, pero también reconocedor de los valores de nuestras gentes, en especial de todos aquellos que un día no muy lejano representaron el mundo social del cambullón y del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, sin olvidar a José Manuel Liz, Miss Peggy, hombre del mundo del teatro y que recientemente nos dejó para siempre. La vida es un escenario donde todos somos actores de nuestras propias acciones y vivencias. Muchos las representamos sobres las tablas de un escenario. Otros, sobre el primer comienzo de un amanecer de un día cualquiera. Tiempos mejores es la llave de la esperanza; la recuperación de los sueños, el futuro de una generación joven que espera impacientemente el camino de las oportunidades. Con Cirilo Leal y Óscar Bacallado, como brújulas de orientación de esta nueva obra teatral, no me importa ser actor por un día, siempre y cuando mi esfuerzo, junto con el resto de compañeros, sirva para abrir caminos de esperanzas y oportunidades. Este teatro, basado en la realidad de la vida cotidiana de la sociedad canaria, también se enriquece de la improvisación que cada actor quiera bajar de su disco duro cerebral. Sin duda, apuesto por Tiempos mejores.