X
SOCIEDAD >

Al menos 649 dependientes isleños murieron sin cobrar la prestación

   
La mayor parte de los fallecidos estos años fueron ancianos con un grado severo de dependencia. / DA

La mayor parte de los fallecidos estos años fueron ancianos con un grado severo de dependencia. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Las cifras que arroja la dependencia en Canarias son tan sonrojantes como vergonzantes, y muestran el fiasco en el que se ha convertido la controvertida Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia. De hecho, según reconoce el propio Gobierno regional, al menos 649 isleños fallecieron entre 2007 y 2013 sin llegar a cobrar la prestación que le había sido reconocida. Por este motivo, han sido sus comunidades de herederos las que han recibido este dinero en los últimos meses.

En concreto, el Ejecutivo autonómico reservó el año pasado unos siete millones de euros para pagar las deudas contraídas con dependientes que nunca llegaron a cobrar su prestación. De esa partida, se han empleado ya en torno a seis millones, abonados a los herederos de al menos 649 dependientes fallecidos, una deuda que se había acumulado desde que entró en vigor la ley. Con algunas de estas personas la deuda contraída superaba los 12.000 euros, ya que fueron de los primeros isleños en ser reconocidos como perceptores. En enero de 2013 el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad dio seis meses de plazo a las comunidades autónomas para que actualizasen sus datos sobre los dependientes y prestaciones otorgadas, entre otros motivos, para evitar el fraude, tal y como detectó un informe del Tribunal de Cuentas sobre la financiación del Sistema de Atención a la Dependencia entre los años 2007 y 2011. Dicho informe alertaba de que había 29.169 personas (197 de ellas en el Archipiélago) que, habiendo fallecido, se encontraban indebidamente incluidas como beneficiarias de las prestaciones de la Ley de Dependencia, y por las que las comunidades autónomas recibieron un total de 140,3 millones de euros.

En Canarias, una de las regiones con más problemas a la hora de implementar y desarrollar la ley, desde 2011 se ha reducido casi el 20% el número de personas con derecho a ayuda. En concreto, según los últimos datos publicados por la Secretaría de Estado de Servicios Sociales, el sistema ha dejado de atender a más de 10 dependientes isleños (321 al mes) cada día desde hace tres años (al menos en los últimos 36 meses). Más de 10.000 dependientes isleños esperan el dictamen de valoración y cerca de 12.000 beneficiarios aún no han empezado a cobrar la prestación que tienen reconocida.

El gran objetivo, reducir la espera

- El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha dejado claro en muchas ocasiones que el número de personas con prestación reconocida varía con frecuencia, como consecuencia de la nuevas incorporaciones al sistema y de las bajas que se han producido. A este respecto, según informó la propia Consejería de Políticas Sociales en dos respuestas parlamentarias el año pasado, en la Comunidad Autónoma el promedio de meses que transcurren desde la solicitud de prestación hasta la resolución del reconocimiento, esto es, la aprobación del Programa Individual de Atención (PIA), es de 22,2 meses, casi dos años de media.

- “El objetivo para 2015, no obstante, es concluir el proceso de valoración antes de los seis meses”, expone el director general de Dependencia del Ejecutivo autonómico, José Gilberto Moreno, quien recordó que el presupuesto para esta materia ha aumentado en ocho millones de euros, lo que permitirá relanzar la ayuda a domicilio, la asistencia directa y generar empleo. En apenas mes y medio, según Moreno, “se han visto ya los primeros resultados”.