X
CANDELARIA >

“Aunque os pese, este siempre ha sido un pueblo de gatos y perros”

   
Teresa González, a la izquierda, en el Pleno del jueves. / NORCHI

Teresa González, a la izquierda, en el Pleno del jueves. / NORCHI

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

Una sencilla modificación de la ordenanza municipal reguladora de la protección y tenencia de animales, debatida en el Pleno del jueves, encendió la polémica en el Consistorio de Candelaria, quedando de manifiesto el desencuentro, casi permanente, entre la principal protectora de animales del municipio, Addanca, y el grupo de gobierno, que finalmente sacó adelante la moción sin el apoyo de la oposición.

Un punto del orden del día en donde pudo intervenir una conocida vecina, Inmaculada Sánchez, y la presidenta de Addanca, Teresa González. Ambas dejaron de manifiesto que la política municipal sobre mascotas “necesita más seriedad”, mientras que la concejala del área, Cecilia Otazo, negó que se tratara solo de una ordenanza sancionadora y relató que el Ayuntamiento destina dinero a la esterilización de gatos y que se tienen controladas controladas hasta cuatro gateras en distintas zonas del municipio.

Teresa González, que habló incluso de una piscina para animales, replicó a la concejala al manifestar que “Addanca lleva 15 años trabajando en Candelaria, soy la que más conoce sobre animales en el municipio y usted -refiriéndose a Cecilia Otazo- tiene muy poco conocimiento de gatos; no se les puede encerrar, hay que esterilizarlos y tratarlos. Solo en esterilizaciones nos hemos gastado 7.000 euros y no ustedes y en esta ordenanza no se ha tenido en cuenta nuestras alegaciones”.

Macu Sánchez, en su cruzada contra el servicio de recogida de mascotas, comentó que a los animales en Candelaria se les “está tratando fatal, porque primero los castran y luego los matan”, denunciando además que siguen apareciendo gatos envenenados en la zona de Santa Ana. “Candelaria siempre ha sido un pueblo de perros y gatos, por mucho que os pese”, sentenció.

Hay que recordar que Candelaria cuenta con seis mil perros censados y que desde que desapareciera el refugio de animales que gestionaba Addanca cerca del cementerio, todos los animales abandonados van al albergue comarcal del Cabildo en el municipio de Fasnia.