X
el entrenador personal>

Avena versus gofio – Por Antonio José García-Peñuela Castro*

   

La avena se ha convertido últimamente en uno de los alimentos estrella para aquellas personas que desean llevar una dieta sana y equilibrada. ¿Sabemos realmente cuáles son sus beneficios? ¿Es acaso la avena mejor que nuestro gofio de toda la vida?

Si observáramos una tabla nutricional con los principales nutrientes de cada producto, nos daríamos cuenta de que las diferencias pueden llegar a ser insignificantes. Ambos pertenecen al grupo de los granos y harina, y una de las cualidades más importantes es su bajo índice glucémico. Los hidratos de carbono que componen estos alimentos son de lenta asimilación, por lo tanto el aporte energético se dará de forma paulatina durante horas.

Es la ideal fuente de energía para realizar cualquier actividad física o deporte; van a ayudar a retrasar la aparición de la fatiga en ejercicios aerobios y van a evitar la hipoglucemia reactiva que puede aparecer en el deportista por una gran ingesta de azúcares simples y la rápida liberación de insulina mientras realizan ejercicio.

Por esto es ideal para aquellas personas con diabetes, ya que no produce picos ni subidas descontroladas de azúcar en la sangre. En este control de glucosa también colabora positivamente la gran riqueza de fibra que contienen estos cereales. Indirectamente mejora la digestión debido a que la sensación de saciedad dura más horas.
La presencia de “grasas buenas”, es decir, ácidos omega3 y linoleicos ayudan a reducir el colesterol “malo” (LDL). Por lo tanto, es bueno para nuestro corazón.

Asimismo, las vitaminas del complejo B que contienen van a ayudar al correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso central (SNC) y el alto contenido en minerales, como el yodo y el calcio, hacen que sean ideales para prevenir problemas de tiroides y osteoporosis.

Todos estos son los beneficios que nos aportan tanto la avena como el gofio, a diferencia de que el precio del gofio es más económico y en el caso concreto del gofio de millo, es apto para personas celíacas, ya que no posee gluten.

Es conveniente recordar que la comida más importante del día es el desayuno. Y qué mejor que un buen tazón de leche y gofio o una pella con miel, pasas y almendras…

También hay que tener en cuenta que tomar el gofio de merienda, antes del entrenamiento, junto a un batido de frutas, nos va a dar muchísima energía. Y después del entreno, mezclado con legumbres, nos va a ayudar a reponer de manera rápida las reservas de azúcar muscular gastadas durante el ejercicio y aumentar la velocidad de recuperación de los músculos trabajados.

Desde Worldtfiness no queremos excluir la avena pero sí potenciar y fomentar el consumo del gofio, un producto de enorme riqueza alimenticia y energética que además es seña de identidad de nuestra cultura.

*Lic. CAFD
www.worldtfitness.com