X
Al golpito >

Cambullón carnada – Por Rafa Lutzardo

   

La palabra cambullón significa mucho para los hombres y mujeres de esta tierra. También, para todos aquellos emigrantes que un día tuvieron que salir de las Islas por la dictadura, el hambre y la persecución asesina del franquismo. Me alegro mucho de que todo lo que sea cultura y arte generada a través de la cantera de nuestra tierra triunfe fuera del Archipiélago canario, pero no a costa del nombre de cambullón como carnada. Digo esto, porque parece ser que la obra teatral, por llamarlo de alguna manera, cuyo director es Carlos Belda, está haciendo un recorrido por una parte del mundo, donde el propio presidente de Canarias, Paulino Rivero, y el presidente de la Fundación de CajaCanarias, Alberto Delgado, se siente orgullosos en decir la importante contribución de este tipo de alternativa a la “marca de Canarias”. Por otro lado, Alberto Delgado, presidente de la Fundación CajaCanarias, señala que “si somos capaces de llevar fuera lo mejor que tenemos será un beneficio económico para las Islas”.

El petróleo no era beneficioso para las Islas, pero sí este tipo de teatro cuyo padrino es Coalición Canaria. ¿Cuánto ha costado económicamente este proyecto de Carlos Belda al Gobierno de Canarias? Lo cierto es que los hombres y mujeres que tuvieron que vivir del mundo del cambullón o de sus migajas, lo hicieron por necesidad; por llenar los estómagos de sus familias con algo caliente, pero no a través de la mezclas de estilos de un nuevo concepto rítmico basado en percusiones, claqué, bailarines, percusión corporal, cantantes y músicos que protagonizan el show. Sinceramente, no estoy de acuerdo con este tipo de obra, especialmente cuando se utiliza el nombre de cambullón. Supongamos por un momento que un restaurante ponga guachinche Teófilo, lo que luego viene siendo una pizzería. Si hay alguien que pueda hablar y escribir sobre el mundo del cambullón es Cirilo Leal, que junto con Óscar Bacallado, están considerados como dos de los mejores dramaturgos de Canarias.

Cirilo Leal es el padre del mundo del cambullón. Durante años, el excelente dramaturgo, periodista y psicólogo ha hecho un trabajo de investigación sobre la vida de las personas que vivieron de este evento social. Conoció a muchos cambulloneros, especialmente cuando trabajaba con su padre en la famosa e histórica marquesina en el muelle de Santa Cruz de Tenerife. No podemos adulterar el pasado de algo que fue real como fue el trueque; la habilidad, técnica, sufrimientos y sacrificios como fue el mundo del cambullón. No podemos disfrazarlo ahora con sonidos, cánticos y saltos sobre un escenario. Canarias puede vender otros productos dentro de la cultura y el arte, pero no a través de papá padrino-Coalición Canaria, con algo que no se ajusta a la realidad con el otro mundo del cambullón. Al Cambuyón de Carlos Belda, solo le falta estar en la Feria Internacional de Turismo (Fitur).