X
TECNOLOGÍA >

Casi la mitad de usuarios de redes sociales permiten el acceso a sus cuentas de otros usuarios que no son contactos

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

Casi la mitad de los usuarios de redes sociales en España permiten el acceso a sus cuentas de otros usuarios que no son contactos, según el ‘Estudio sobre la Ciberseguridad y Confianza en los hogares españoles’ publicado este lunes.

El estudio ha sido elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), ambos dependientes de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI).

Las distintas informaciones que incluye el documento se han obtenido a través de dos vías: recopilación de datos declarados -mediante encuestas en más de 3.000 hogares españoles-, y datos reales -a través del software específico que analiza los sistemas y la presencia de malware en los equipos gracias a la utilización conjunta de 50 motores antivirus-.

Entre las conclusiones más destacadas del estudio figura que el 82% de los equipos informáticos de España están protegidos con software antivirus, que nueve de cada diez usuarios de banca online vigila periódicamente sus cuentas corrientes o que el 53,1% de los usuarios de redes sociales configura sus cuentas para que sólo sus contactos puedan acceder a sus perfiles. Además, el estudio recoge que el 65,7% de los usuarios de redes P2P no abre los ficheros descargados a través de estas redes si no tiene la certeza de que han sido analizados previamente por un antivirus.

El estudio del ONTSI subraya que las medidas de seguridad con mayor presencia real en los equipos informáticos españoles son los programas antivirus o antimalware (82%) y los cortafuegos (79,4%). Estos últimos a menudo están presentes en los equipos sin que los usuarios sean conscientes de ello, puesto que el nivel declarado “es prácticamente la mitad del uso real”. Asimismo, los usuarios también hacen un uso mayoritario de las contraseñas para proteger sus equipos (58,2%). Otras medidas habituales son la eliminación de archivos temporales y cookies (52,9%), la realización de copias de seguridad de los archivos (40,4%), la partición del disco duro (24,7%) o el uso de certificados digitales de firma electrónica (19,9%).

En el ámbito de la banca en línea y comercio electrónico, la mayor parte de los usuarios, siempre en un porcentaje superior al 73%, sigue buenas prácticas (cerrar la sesión al terminar, vigilar periódicamente los movimientos de la cuenta bancaria online, evitar usar equipos públicos o compartidos). Por el contrario, solo cuatro de cada diez de los usuarios de banca en Internet utilizan tarjetas monedero o de prepago.

 

CONTROL PARENTAL

En los hogares con menores que acceden a Internet, los padres declaran mantener un elevado índice de buenas prácticas. Así, destacan las medidas de comunicación, diálogo y educación (superior al 80%), aunque la implicación en la navegación de los hijos es inferior al 68% y tan solo el 37,7% ha creado una cuenta con permisos limitados para su uso.

La incidencia más común que sufren los internautas continúa siendo el spam, que afecta a más del 85% de las víctimas de algún incidente, mientras que las relacionadas con virus y malware son declaradas únicamente por un 31,7% de aquellos usuarios que han sufrido incidencias de seguridad. Considerando este porcentaje del total de usuarios, el 21,1% considera haber tenido alguna incidencia de malware.

 

IMPACTO DEL ‘MALWARE’

Sin embargo, el impacto real casi triplica al declarado ya que se ha detectado un 60% de ordenadores infectados de malware durante el periodo estudiado. “Esta brecha sigue una tendencia ascendente en los últimos periodos, que indica que el malware se oculta cada vez mejor ante el usuario y los programas antivirus”, ha señalado el informe.

Las principales incidencias relacionadas con los menores son haber facilitado información personal (14,3%) y el acceso a contenidos de carácter sexual (11,9%). A pesar del número de usuarios que potencialmente tiene su red inalámbrica expuesta, un porcentaje mínimo (solo el 1,7%) sospecha haber sufrido una intrusión en su red.

Respecto a las consecuencias de los incidentes de seguridad, hay que destacar que el 48% de los panelistas ha sufrido alguna vez un intento de fraude online. El spam, incidencia más extendida entre el fraude online, es la que menos empuja a los usuarios a modificar su comportamiento en la red.