X
la victoria>

CC denuncia un ‘agujero negro’ de 142.000 euros en la nueva guardería

   
Los defectos constructivos detectados en baños y fregaderos, la plaza y salidas de emergencia se elevan a 100.000 euros. | DA

Los defectos constructivos detectados en baños y fregaderos, la plaza y salidas de emergencia se elevan a 100.000 euros. | DA

G. G. | La Victoria de Acentejo

Coalición Canaria (CC) en La Victoria de Acentejo denuncia la existencia de un “agujero superior a 142.000 euros” en la obra de la guardería de Santo Domingo, situada en el barrio del mismo nombre. Los nacionalistas recuerdan que esta obra salió a concurso con un presupuesto de adjudicación de 660.126,53 euros en 2007 y contaba con un plazo máximo de ejecución de 24 meses. En 2011, el nuevo Ejecutivo (CC-PP) “se encontró con un 45% de obra aún por ejecutar y certificaciones firmadas y abonadas por el anterior alcalde, Manuel Correa (PSOE), por prácticamente el importe de licitación 606.000 euros”. Este último negó las acusaciones mediante las cuales CC “pretende esconder su ineficacia”.

El concejal de Obras del Ayuntamiento, Román Afonso, sostiene que con el dinero destinado hasta el momento, la instalación “debería estar finalizada y sin embargo no ha sido así”. El edil incluso asegura que se ha podido acreditar durante el presente mandato y a través de los correspondientes informes que, como mínimo, “el anterior grupo de gobierno pagó 142.000 euros de más por los trabajos, existiendo además defectos constructivos por un valor superior a los 100.000 euros”. Afonso recuerda que este asunto está en la vía judicial, ya que el Gobierno municipal “no quiere ser cómplice de las irregularidades manifiestas cometidas por el exalcalde Manuel Correa”. Porque además, “ni una sola de las certificaciones abonadas fue informada ni firmada por la Oficina Técnica Municipal, cuando era preceptivo”, añade.

El edil expone, como ejemplos, “algunas partidas que recibieron un incremento inexplicable. Entre ellas, la relativa al pozo para aguas negras, que se adjudicó por un presupuesto de 9.655 euros y se pagó finalmente 32.666 euros. O la referente a la reparación de viguetas que se licita por 5.041 euros y el precio finalmente abonado fue de 27.188 euros. “Y así partida tras otra hasta los más de 142.000 euros pagados presuntamente sin justificación”, apunta.

Entre las “irregularidades constructivas” detectadas se encuentran la falta de puesta a tierra en baños y fregaderos, deformaciones estructurales en los forjados, escorrentías de agua por una mala ejecución de la impermeabilización de la plaza, inexistencia de salidas de emergencia, precercos y pavimentos mal colocados, mal planteamiento del sistema de saneamiento y depuración.

Asimismo, asevera que “no existen en el expediente informes de la Oficina Técnica Municipal y los escasos informes jurídicos que aparecen siempre son desfavorables”. Incluso, el secretario del momento advirtió de “la necesidad de corregir los incumplimientos detectados, pero el entonces alcalde hizo caso omiso”.

Gestión directa
El concejal de CC precisa que “la misma contrata solicitó otros 600.000 euros para finalizar la guardería. Sin embargo, ante los incumplimientos y las irregularidades detectadas, el Pleno aprobó la resolución del contrato y la ejecución de las obras por gestión directa del Consistorio por un presupuesto de poco más de 200.000 euros y dando trabajo de forma directa a 16 vecinos desempleados”.

Las obras están a punto de finalizar encontrándose en ejecución la instalación de los sistemas contraincendios y aire acondicionado y la colocación de los falsos techos.

Román Afonso concluye que los usuarios podrán disfrutar de unas instalaciones que cumplirán con la función de conciliar la vida laboral y familiar de los padres y madres de los alumnos.

“Intentan ocultar su ineficacia”
El exalcalde Manuel Correa desmintió a este periódico las acusaciones de CC y las calificó como “cortinas de humo del actual grupo de gobierno para ocultar su mala gestión, ya que no ha sido capaz de terminar la guardería cuyos trabajos estaban ejecutados en gran parte”. Indicó que, como en todas las obras, “es absolutamente normal” que se compensen algunas partidas presupuestarias con otras y añadió que, además, había un director técnico que emitía las certificaciones correspondientes y, por lo tanto, los trabajos “han estado perfectamente controlados”.