X
economía>

CCOO califica de “desesperante” el bajo incremento del empleo en Canarias

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El coordinador de la dirección provisional de Comisiones Obreras Canarias (CC.OO.), Antonio Pérez, ha calificado de “desesperante” el bajo incremento del empleo en Canarias, que en el último mes se tradujo en la creación de menos de mil puestos de trabajo, lo que significa que “a este ritmo se tardarán décadas en volver a los niveles de empleo anteriores a la crisis”.

Para el coordinador, “este dato viene a confirmar tanto el fracaso de la reforma laboral, incapaz de reducir consistentemente las altas cifras del paro en Canarias, como la incapacidad del Gobierno canario para cambiar la deriva económica que sufren las islas”.

Antonio Pérez recordó que aún hay cerca de 260.000 parados inscritos en las oficinas de empleo de Canarias, y añadió que a las cifras de descenso mensual que se vienen observando “se van a necesitar varias décadas para acabar con el paro en Canarias”. El sindicalita insiste en tomar con precaución estas cifras, pues se refieren a los que acuden a las oficinas a registrarse y no a los parados reales que, como recuerda la Encuesta de Población Activa (EPA), está “muy por encima” de esa cifra.

El portavoz de CCOO destacó, además, el dato de que menos de la mitad de los parados goza de algún tipo de prestación por desempleo. “Esto supone que más de 130.000 canarios no cobran ninguna prestación por desempleo, lo cual se traduce en una crisis social a la que el Gobierno canario está obligado a poner remedio”, señala.

Respecto de las contrataciones, Pérez consideró una “deriva nefasta” la alta tasa de contratos temporales que padece la economía. En su opinión, “esto confirma que la reforma laboral no solo está creando empleo a un ritmo lento, sino que, además está creando un empleo precario, en el que tener un puesto de trabajo no se traduce en estar a salvo de la exclusión social”.

Garantizar el crecimiento
Para el sindicato, “si no se apuesta por conformar presupuestos públicos que garanticen el crecimiento económico, y ante la falta de inversión privada debido a las restricciones de crédito, la política económica imperante dirigida hacia las relaciones laborales y la actividad económica ocasionará una mayor destrucción de empleo en un futuro”.

Antonio Pérez considera que para afianzar esta situación se debe generar el entorno adecuado para incrementar el consumo vía rentas provenientes del empleo y de la inversión a través de la negociación colectiva y el consenso.

A su juicio, “no se han llevado a cabo planes sectoriales específicos que pudieran incentivar la actividad productiva y la contratación, sino que las políticas económicas imperantes van en dirección contraria”, y añade que para trasladar dicha recuperación de forma sostenida al campo del empleo “habrá que esperar a tasas de crecimiento económico lo suficientemente altas para provocarlo”.

Por ello, el sindicato demanda un mayor esfuerzo a las políticas públicas para que sostenga rentas que permita a las familias sufragar sus deudas, a la vez que fomente el consumo y potencie la cartera de pedidos de las empresas para que éstas rentabilicen sus inversiones y generen más empleo.