X
desde la óptica >

Cervera ha sido traicionado – Por Javier Rabanal

   

Ocurrió lo inevitable. Cervera se marcha. Lo despiden. Consecuencia de los resultados. El entrenador que logró el retorno al fútbol profesional siempre fue un técnico de rachas en la división de plata.

La temporada pasada firmó un inicio ridículo y acabó armando un sólido bloque que estuvo cerca de meterse en la pelea por el ascenso, pero que se hundió en las últimas jornadas. Lo dicho: racha mala, racha buena, racha mala.

Cervera ha sido traicionado. El primer traidor ha sido el aficionado, que pensaba que los puntos ganados la temporada anterior valían para algo en esta. Error de butaca, de barra de bar. De aficionado prepotente que no sabe el nivel real del club (véase Ciudad Deportiva de Geneto en Google Maps).
Cervera ha sido traicionado por su carácter. Su afán por controlarlo todo podía haberle salido redondo y perpetuarse en el organigrama del club. No ha sido así. Eliminó a Aragoneses en detrimento de Roberto y cuando necesitó un portero con experiencia, se equivocó eligiendo a Jacobo. En la plantilla propició una guerra interna con jugadores como Ayoze o El Ruso, en la cual me es imposible saber quién tenía razón. No tengo argumentos para decantarme, pero es seguro que no alimentó nada positivo, llegando incluso a mermar el potencial del grupo.

Cervera ha sido traicionado por sus propios conocimientos. La salida de Ayoze, la contratación de Dávila (que cerró la posibilidad de inscribir a Juan Carlos García), dejando a la plantilla sin lateral izquierdo, el juego basado en defender la portería a ultranza y confiar el ataque a Suso e Ifrán, la falta de argumentos a balón parado ofensivo y defensivo, etcétera.

Y sobre todo, Cervera ha sido traicionado por el presidente. Miguel Concepción empezó a afilar el hacha cuando el público pidió su cabeza. Lo escribió un servidor por aquí hace siete días. El constructor que no construye, propietario de la aerolínea que ya no vuela, no quiere bajarse del trono a la espera de un sustituto que le pueda seguir proporcionando la presencia en las esferas que sólo el ámbito del fútbol permite.

A Cervera solo puedo decirle que gracias por devolvernos a la LFP. No fue tarea fácil. Aquí nunca se valoran los logros porque pensamos que estamos al nivel del Villarreal o el Sevilla cuando lo nuestro es más de Cádiz y Oviedo, aunque no interese hablar de eso porque llevan más de una década en Segunda B (o Tercera). Por tus aciertos llegaste hasta aquí y traicionado por muchos, hasta por ti mismo, terminaste donde acaban la mayoría de los técnicos que pasan por este bendito club, destituido.