X
Sin pelos en las teclas >

Constatar las evidencias – Por Cecilio Urgoiti

   

Vivimos unos tiempos en lo que siempre tenemos que estar constatando lo evidente”, fragmento que extraigo de una obra de Friedrich Dürrenmatt, que es Proceso por la sombra de un burro. Me digo yo que si es evidente a qué hemos de constatarlo y eso es lo que a diario estamos haciendo, tras oír esos huecos discursos de economía política que los miembros de los distintos estamentos, los que Pablo Iglesias llama la casta, nos plantan en nuestras narices sin ningún pudor, pero eso sí, con toda la desfachatez, cinismo y muy poca vergüenza. ¿Que la economía ha mejorado? Habrá que constatarlo, pues lo evidente no es así, lo evidente esta en que nuestros salarios han bajado, nuestras pensiones dicen que suben y lo evidente es que cuesta más el envío de la misiva de la ministra (hoy con minúsculas, ya que no se merece ni la mayúscula en su titulo ocupacional, por cierto el primero de toda su vida laboral) que ese incremento del 0,25. Todo lo demás, en nuestra vida, se ha ido incrementando, hasta los impuestos, por mucho que digan que bajan, y es que tan solo el IRPF desciende en el tramo de salarios más bajo, que tan solo tiene un objetivo, poder argumentar que los impuestos han bajado, cinismo evidente y totalmente constatable. También esta constatado que los actos económicos por sí solos no le han dado una solución a la crisis, para ver soluciones habrá que implicar al pueblo y hacer coparticipe al pueblo implica que toda la sociedad intervenga en política de manera activa, a eso se le llama democracia participativa o incluso democracia real, que no monárquica. Con la economía actual, lo que es evidente es que los ricos son más ricos y constatable es que los pobres somos más pobres.

El nuevo plan de estudios que el minúsculo ministro Wert ha presentado esta semana pasada después de Consejo de Ministros nos evidencia que solo podrán estudiar los hijos de los ricos y por consiguiente constatamos que nuestros hijos, los de los pobres, no lo podrán hacer.

Mirémoslo desde otra óptica, si el dinero de los de abajo se ha ido trasladando a los de arriba, lo evidente es que nos hemos dedicado a rescatar bancos o sea, al capital, y constatable es que los de abajo han perdido empleo, viviendas, estudios, mucho poder adquisitivo, la gran mayoría de sus ahorros y un largo etcétera. Resumiendo, lo evidente es que cuando rescatamos bancos tan solo recatamos un corto segmento de la población que son los inversores, ahora bien, si rescatáramos a la población en su conjunto, lo constatable es que nunca hubiéramos llegado a la actual situación que el capitalismo llama crisis, pero si lo traducimos al romano paladino, eso es robo, usura, lucro, especulación y mucho más… Si el pueblo hiciera la economía política, o sea participara en política, cosa que empieza a alumbrar, lo evidente sería que se rescatara al pueblo, a ellos mismos, y hoy constataríamos la evidencia de esa felicidad.