X

Crece el seguimiento de la huelga educativa y se plantean más paros en marzo

   

Diario de Avisos / EP | Santa Cruz de Tenerife / Madrid

La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias situó ayer en el 45,89% el seguimiento de la segunda jornada de la huelga de los centros de Enseñanza Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional, Escuelas de Arte y Escuelas Superiores de Diseño, Centros de Enseñanzas de Adultos y Escuelas Oficiales de Idiomas.

Según informó el Ejecutivo regional en una nota, esta cifra de alumnos que se ausentaron de las aulas se corresponde con los datos facilitados por el 71,12% de los centros de enseñanzas medias y de adultos.

Por provincias, en Las Palmas, según los informes remitidos por el 78,51% de los centros, la ausencia de alumnado fue del 45,23%, mientras que en Santa Cruz de Tenerife, los datos recopilados del 63% de los centros situaron la cifra en el 46,98%.

La huelga estaba convocada ayer jueves por la Unión de Estudiantes de Canarias (Udeca), mientras que la del miércoles fue realizada por la Plataforma de Estudiantes a nivel estatal, aunque ambas tenían como objetivo protestar contra la última propuesta universitaria del Gobierno de España (3+2).

Finalmente, el profesorado acudió a los centros e impartió clases con normalidad, según los datos de Inspección General, que confirmó que no se registró incidencia de ningún tipo a lo largo de la mañana.

El Sindicato de Estudiantes (SE), mientras, celebró manifestaciones en 40 ciudades españolas como parte de esta huelga de 48 horas. La organización dio un plazo de 24 horas al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para que derogue la norma, con la amenaza de convocar nuevas movilizaciones durante el mes de marzo.
Según la portavoz del Sindicato de Estudiantes, Ana García, la huelga “ha vaciado las aulas” de institutos y facultades universitarias con un seguimiento de “entre el 90 y el 95%” en términos generales y “en algunos casos, como la Universidad de Granada, del 100%”.
La marcha por las calles de Madrid contó con la participación de varios centenares de manifestantes, aunque la organización cifró el número de asistentes en 40.000.