X
positivando >

Emociónate para mirar – Por José Juan Rivero

   

Los grandes teóricos de las emociones nos invitan a descubrir el apasionante mundo de vivir desde la gestión de los sentimientos, el conocer tu propia respuesta física y personal ante la vivencia de una situación que te rememora una vivencia emocional, sentir, en definitiva emocionarte. Pero el buen gestor de emociones, quienes cultivan la inteligencia emocional, son buenos descubriéndola en los otros, sabiendo qué sienten en cada momento. Es interesante que sepas que desde la ciencia de la felicidad nos planteamos que es importante potenciar en nuestra vida las emociones positivas, es decir, aquellas que suman y no restan, como la alegría o la esperanza o incluso la risa. Esas vivencias nos producen una respuesta cerebral que se traduce en cambios a la hora de interpretar nuestra realidad, potenciando la liberación de hormonas y sustancias cerebrales relacionadas con los centros del placer y que son precursores de la felicidad.

Es fundamental que conozcas que tanto esas sustancias, como el que entren en juego determinados centros cerebrales, nos hacen cambiar la mirada. Yo siempre digo que la vivencia inadecuada de lo que denominamos emociones negativas, recorta nuestro foco de visión, es como aquella persona que entra a una habitación recién pintada y solo descubre el fallo, centrando toda su atención en esos aspectos que frenan, que restan. Cuántas veces funcionamos desde la vivencia de lo negativo, de la mirada reducida, es como el fotógrafo que quiere sacar una fotografía y necesita mucha luz pero la entrada de la misma está cerrada. En cuanto potencias una emoción positiva estás dándole al obturador y apreciamos de esa forma más claramente nuestra realidad. Por ello es fundamental que identifiques tu nivel habitual de emociones positivas, tu positividad, pero al mismo tiempo debemos de conocer esas emociones que no gestionamos adecuadamente y transformamos en negativas. Es imprescindible que sepas que cada vez que experimentas una situación negativa en tu vida, el contrarrestarla implica potenciar en tu vida tres situaciones que nos generen emociones positivas, es decir, siguiendo la relación tres emociones positivas por cada negativa que vivamos. Por ello, en la vida debes de emocionarte y permitirte poner pinceladas de colores, de positividad a través de las emociones positivas que te concedan ampliar la mirada y apreciar toda tu realidad. Todo un mundo de posibilidades: “Vamos, entra”.

*Psicólogo y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva