X
Cuadernos de África>

Estado islámico…cerca – Por Rafael Muñoz Abad*

   

Analizar la gnosis del Estado islámico (EI) cuando mínimo requiere remontarnos al momento en el que los muyahidines o resistencia afgana a la invasión soviética mutaron hacia lo que conocemos por talibanes. El EI ocupa parte de Irak y Siria siendo la más tóxica de las derivadas posibles gestadas en un entorno propiciado por el caos: la olvidada guerra civil siria y el irresponsable derrocamiento del régimen iraquí. Algo similar ocurre en Libia. Uno de los temas fetiches de esta columna donde ya venimos avisando del peligro de su deriva institucional mucho antes de que ahora los medios se percaten de lo que puede acontecer. El EI busca su lugar en África y ya lo ha logrado. Las nuevas tecnologías permiten que sin presencia física, la ideología ya esté plenamente asentada en muchas cabezas. Sólo resta la activación. Las plazas de Derna y Sirte empiezan a ser administradas por los milicianos de Ansar al-Sharia; su franquicia en Libia. El tema es muy serio si sopesamos su amenaza de enviar suicidas infiltrados entre los miles de inmigrantes que intentan ganar las costas italianas en frágiles embarcaciones. ¿La solución? ¿Armar a Egipto y vallar la mar? La solución es activa y preventiva. Con esta gentuza ni se debe ni se puede dialogar. Aquí el buenismo político progre-integrador sólo nos llevará a una jaula donde nos quemarán vivos. El EI se combate con inversión en inteligencia y operaciones militares. Ya no importa lo mal que se hizo en Irak o Libia; ahora el problema es mayor y hay que eliminarlo. Si Libia cae en manos del integrismo lo vamos a pagar muy caro. Allende de la inseguridad marítima – otra Somalia – que en el Mediterráneo medio se generaría, el califato estaría a 35 horas de navegación de Malta. La metástasis del yihadismo ya trufa el Sahel y muchas de las casbah del Magreb. La inyección del EI catalizaría el problema. El enemigo – de momento- es más ideológico que físico y eso se combate con cultura. Me reitero. Esto se afronta con inversión en educación pero sobre todo aumentando las partidas del binomio presupuesto militar – seguridad como [responsablemente] ya han hecho Francia e Israel ¿Y España?; aquí tenemos un pacto magnifico… Me quedo más tranquilo.

*CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL
cuadernosdeafrica@gmail.com