X
trac tici tac >

Fiebre de Carnaval – Por César Martín

   

Entre fríos y máscaras me ha visitado la gripe. Fatalidad de la temporada. Algunos dicen que obedece a una cepa, vete tú a saber. Yo lo que sé es que todavía ando recluido en casa pese a que me he atiborrado de vitamina C, algunos remedios chamánicos y dos rezos a la Virgen de Candelaria. Sí, vale, he mejorado, pero vamos, cuesta sacar el bicho de dentro, y ya mi madre me dijo que de salir de casa nada. Total que aquí ando entre la botella de litro y medio de agua, los pañuelos, la escupidera y la caja de paracetamol. Transito por la casa cual zombi. Mi recorrido es simple: de la cama al baño y vuelta a la cama, o bien de la cama al baño y cambio de tercio al sofá. Desde el sofá queda la opción de dar un viaje de ida y vuelta al baño, aunque también cabe la posibilidad de ir al baño y regresar a la cama para cerrar el círculo vicioso y vuelvo a empezar. Los desplazamientos de un lugar al otro van en función del entumecimiento del cuerpo, que molido como un zurrón, va dictando los costosos movimientos, amén de esta vejiga hasta los topes del líquido elemento, que presiona hasta que no queda otro remedio que moverse. Por suerte la fiebre ha bajado y ya puedo empezar a ser persona; hasta ayer me veía envuelto en un mar de lágrimas picantes y temblequeras. También he tenido delirios, sobre todo en sueños, en una mezcla de carnaval y política absurda. Empapado en sudor soñaba con los candidatos a las próximas elecciones, que aparecían en sus mítines con caretas en sus rostros, en pelotas y diciendo la verdad. Lo gracioso es que aunque llevaran la cara tapada se les podía reconocer por su voz, lo cual, pensé, debía ser fruto de esa extraña habilidad que suelen tener para meter la pata. En sus discursos prometían no hacer nada nuevo y seguir en haciendo lo mismo de siempre, así, con franqueza y convicción. Esto el público lo celebraba y vitoreaba con aplausos, silbidos y gritos bajo la consiga: ¡guapo (o guapa), ese cuerpo! Lo más curioso es que todos, sin importar del partido que fueran, acababan la intervención emulando a Celia Cruz y se marcaban un La vida es un Carnaval. Al despertar me han entrado unas ganas locas de tirarme a la calle este fin de semana. Lástima de gripe.

@cesarmg78