X
A babor >

Flaquezas – Por Francisco Pomares

   

El ministro Soria anda cada día más sobrado, más político y menos institucional: se levanta por la mañana calificando al Gobierno de Canarias de “gobierno en funciones” con el que no merece la pena sentarse a negociar nada, y se acuesta por la tarde explicando que el bloqueo a la sustitución de Willy García fue cosa de la empresa que gestiona los informativos de la TVC. Lo del gobierno en funciones ni lo voy a explicar: creo que un ministro del Reino no debería ir por ahí desvelando la consideración que le merece un gobierno de las Autonomías. Pero allá él. Cuando dice estas cosas da la sensación de estar ya en campaña y de haber optado por fajarse aquí abajo con todo quisque. Pero cuando dice otras lo de la tele, por ejemplo, lo que parece es actuar importándole una higa ganarse la belicosidad de un medio local de la importancia de Canarias 7, cuya empresa es accionista de referencia de la productora que explota los servicios informativos de la Televisión Canaria.

Soria anda enfrentado desde hace años con el propietario del Canarias 7, Juan Francisco García, después de haber sido uno de sus mayores valedores (es lo que tienen los amoríos adultos, que duran lo que dura dura), pero dispara con postas. Soria tiene sus flaquezas: su dedo acusador señala al PSOE como responsable de este entuerto que confirma a Willy hasta el día del juicio (final), y acusa a los socialistas de haber cedido a presiones de la productora, escandalizándose mucho porque una empresa defienda sus garbanzos y condicione a las instituciones. Vaya risa: no será la primera vez que Soria se mueve entre presiones empresariales. Los socialistas intentaron hasta el último minuto evitar el bloqueo en la elección del Consejo Rector de la tele: no fue la negativa del PSOE a apoyar la elección de Santana lo que provocó el parón. Fue la decisión de Francisco Moreno de bajarse a destiempo de la foto con Juan Santana la que hizo imposible la votación. Moreno es director de comunicación del grupo Lopesán, la mayor empresa del archipiélago, que en los últimos meses ha visto como sus proyectos en Maspalomas eran cuestionados por La Provincia, competencia principal de Canarias 7. Moreno ha dimitido porque aquí hasta el más santo responde a sus propias flaquezas. Y va a ser que no basta con ser un tipo decente para ser de verdad independiente. Para el próximo Consejo Rector (si es que algún día se deciden) tendrán que buscar marcianos.