X
tribuna>

La fuerza de los hechos – Por José Manuel Bermúdez Esparza*

   

Esta semana hemos tenido la oportunidad de reunirnos con una representación de los vecinos de San Andrés, con el fin de exponerles en detalle el proyecto de encauzamiento del barranco del Cercado, que cuenta con un presupuesto de 2,4 millones de euros. A cargo del Consejo Insular de Aguas, las obras tienen un plazo de ejecución de ocho meses y el propósito del Cabildo de Tenerife es que puedan iniciarse a comienzos de abril. Porque lo importante es ponerle solución a un problema que se repite, cada vez que llueve con intensidad sobre Santa Cruz, tal y como sucedió el 19 de octubre pasado. En este y en otros puntos del municipio, donde también estamos trabajando con celeridad, de la mano de la Corporación insular.

El encuentro vecinal se prolongó por espacio de varias horas y resultó muy fructífero. Estamos convencidos de que es la mejor manera de trabajar. De ahí que vengamos utilizando la misma metodología con cada uno de esos proyectos, basada en la participación ciudadana y la posibilidad de que los técnicos responsables conozcan de primera mano el parecer de quienes han vivido de cerca las consecuencias de este tipo de contingencias. Lo hemos hecho en términos similares para las obras programadas en el Suroeste, el barranco de Tío Pino, la avenida de Venezuela o Vistabella, donde también se trabajará en la realización de infraestructuras llamadas a resolver situaciones análogas. En el caso concreto de San Andrés, hablamos tanto de la ampliación de la desembocadura del barranco, en su encuentro con el litoral (pasará de 18 a 30 metros de ancho), como del desplazamiento del cauce, alejándolo del pueblo. El propósito no es otro que reducir el riesgo de inundación. En esa línea, los técnicos también han previsto en el proyecto la mejora del drenaje en las inmediaciones del castillo, donde se acometerá la construcción de una nueva galería para evacuar hacia el mar las aguas que suelen acumularse en esa zona, cada vez que llueve con fuerza. Todo ello se completa con la dotación de nuevos accesos, tanto a la playa de Las Teresitas como al Suculum e Igueste de San Andrés. La financiación de los trabajos se realiza de manera exclusiva con fondos del Cabildo de Tenerife, como ha aclarado su presidente, Carlos Alonso. Sobre todo para quienes suelen aparecer de manera extemporánea, tarde y mal, con la vana intención de apuntarse tantos de cara a la galería. Trabajar por Santa Cruz es otra cosa. Exige mucho más que forzar una sonrisa, mirar hacia la cámara y soltar un mensaje prefabricado. Requiere meterse de lleno en el conocimiento de los asuntos, participar activamente en los debates municipales y aportar alternativas sensatas. Lo contrario es permanecer eternamente en una postura de pose ridícula, tanto en éste como en otros muchos asuntos. Allá cada cual con su manera de exhibirse en público.

En nuestro caso, el concepto de trabajar es remangarse, buscar soluciones para resolver los problemas, debatirlas con los vecinos y llevarlas a la práctica. Es la fuerza que dan los hechos. Sirva como ejemplo lo conseguido en este mandato respecto a las dos cuestiones que más preocupaban históricamente a los habitantes de San Andrés: La defensa del frente marítimo, mediante la construcción del dique semisumergido, y el encauzamiento de los barrancos de las Huertas y del Cercado, en su encuentro con el mar. Vamos a dejar en vías de solución uno y otro, gracias al trabajo desarrollado junto a la Autoridad Portuaria y el Cabildo Insular, respectivamente, lo cual nos llena de satisfacción por ver cumplido el compromiso que adquirimos con sus vecinos.

*ALCALDE DE SANTA CRUZ