X
en la carrera >

Una hazaña de 500 kilos, en Geneto – Por Domingo J. Jorge

   

No son quinientos millones de euros a los que me refiero en el titular de este comentario, sino quinientos kilos de comida que ofrecen mucho más valor ahora a quien necesita unos garbanzos o una lata de atún para acompañar a los macarrones que ponen en la mesa a la familia.

Esa labor de conseguir 500 kilos de comida tiene nombres. En San Bartolomé y San Miguel de Geneto, quienes han coordinado esta labor son Javier, Esther y Tina. Realizando, sobre todo, bajo el gran apoyo de su párroco, José Domingo Morales, un trabajo, en el que humildemente quien suscribe este comentario también colabora, un trabajo solidario el cual aporta a varias familias meses de alimento.

Lo grande de esta hazaña solidaria es que la importante despensa conseguida ha sido a través de la aportación de los niños de catequesis, de Primera Comunión, de estas dos parroquias laguneras.

Como le he escuchado decir a Esther Damas, Javier Bonales y Tina Conde, “los niños nos dan lecciones todos los días”. Sí, a los adultos nos suele preocupar más, no es el caso de estos tres amigos y compañeros de parroquia, y menos de nuestro párroco, pero acostumbran algunos adultos a preocuparse por dar y que el de al lado lo sepa.

En Cáritas, y en casa, nuestra familia, nos han enseñado a dar sin que los demás lo sepan. Es el estilo de Jesús. Los peques de San Bartolomé y San Miguel de Geneto lo tienen claro, como el resto de nenas y nenes de las parroquias laguneras. Ellos han traído, con el apoyo de sus mamás y papás, lo que buenamente han podido, porque a nosotros nos sobra, a otros no, y lo han dado con la mayor de las alegrías de su vida.

Para los niños de Geneto ha sido una fiesta ayudar a los que menos tienen. Es formar y educar en solidaridad, reuniendo más de 500 kilos de comida. ¡Cuánto nos queda por aprender de los pequeños!