X
crítica >

‘Herencia’, exposición en el Cabrera Pinto de La Laguna – Por Joaquín Castro

   

Herencia es el título de la exposición que se exhibe en la sala de arte del Instituto de Canarias Cabrera Pinto, en La Laguna. Se puede visitar hasta el día 1 de marzo. Importante presencia de la parroquia de Los Remedios y el patrimonio catedralicio de La Laguna. De extraordinaria belleza artística calificaría este evento que nos brinda la Catedral de La Laguna, así como de museos e instituciones religiosas.

En primer lugar podemos ver un gran óleo de San José de Anchieta, nuestro segundo santo canario, canonizado el pasado año, en actitud de escribir y en el que se le presenta la Virgen María. Hermoso cuadro que pertenece al Museo de Historia y Antropología de La Laguna. Junto a esta representación de Anchieta, una urna conserva su partida bautismal. De gran belleza plástica, un calvario perteneciente al retablo de Pedro A. Mazuelos, de la ermita de San Vicente Mártir de Los Realejos. Geniales las poses de La Dolorosa y San Juan Apóstol, al pie de la Cruz, habiendo conseguido su autor una pieza de enorme valor histórico y artístico.

El cuadro dedicado a Nuestra Señora de Los Remedios, un anónimo del siglo XVIII perteneciente a la Catedral de La Laguna. Según consta en el catálogo publicado a propósito de esta exposición, la Virgen de Los Remedios tuvo gran número de feligreses, devotos y cofrades desde 1515, y siguiendo a los estudios de la imagen que consta en esta publicación, es probable que de ese periodo date la escultura actual que conocemos o, por lo menos, su cabeza de innegable parecido con la imaginería que los hermanos Jorge y Alejo Fernández produjeron en Sevilla, a principios del siglo XVI. No cabe la menor duda que un gran pintor, a lo mejor piadoso, pintara a esta virgen que se encuentra en un rico altar en la Catedral. En el conjunto de imágenes sobresale San Cristóbal, de autor anónimo de Tenerife o Sevilla, de madera policromada y sobredorada, al igual que San Judas Tadeo, de México. San Andrés, de Cristóbal Ramírez, siglo XVII. Virgen del Carmen, anónimo de Tenerife atribuido a Sebastián Fernández. Interesante San Miguel, de Cristóbal Hernández de Quintana, siglo XVIII, óleo sobre lienzo adherido a tabla, perteneciente a la iglesia de Santo Domingo de Guzmán. El mismo artista pintó a San Pío V, mismo siglo y misma parroquia. La Santa Cena, de Juan de Miranda, siglo XVIII. La Virgen de Las Mercedes, de José Rodríguez de la Oliva.

Solamente he nombrado a parte de las obras existentes en la colección. Hay que visitarla y disfrutar del potencial artístico que tenemos en nuestras parroquias. No solamente la Catedral guarda estos óleos, sino otras parroquias y organismos oficiales que poseen estos tesoros pictóricos y escultóricos. En esta muestra no sólo óleos y esculturas, podemos ver también los libros de cuentas de las parroquias, vinajeras, candelabros de plata de los buenos orfebres tinerfeños, fuentes, jarras, casullas, etc.

La exposición está comisariada por Juan Alejandro Lorenzo Lima, quien comenta en el catálogo que “cada una de las piezas que forman parte de ella nos acerca a una intrahistoria de fe y devoción”. Magnífico trabajo, por darnos a conocer esa serie de arte que nos enorgullece a los canarios. Figuran además palabras del obispo de la Diócesis, Bernardo Álvarez Afonso, y del delegado diocesano de Patrimonio Cultural, Miguel Ángel Navarro Mederos.