X
de refilón >

No idóneos – Por Cristina Molina

   

La definición de idóneo según la RAE es “adecuado y apropiado para algo”. La semana pasada criticaba las formas que utilizó Pedro Sánchez para destituir el pasado día 11 al secretario general de los socialistas madrileños y legítimo candidato, Tomás Gómez. Visto lo visto, éste finalmente formalizó su renuncia el día 18 antes de ser declarado candidato no idóneo. El sector más crítico pidió urnas y efectivamente los militantes de las agrupaciones madrileñas del PSOE podrán hacer una pseudovotación pues el resultado no será vinculante. La Ejecutiva seguirá con su estrategia a la vez que escucha a las bases. Ojalá apoyen a Ángel Gabilondo que es al que voy a colocar a dedo, pensará Sánchez.

La mano de hierro de Pedro reparte golpes de autoridad desde Madrid a Canarias aunque pasando por alto Andalucía. Han disuelto la ejecutiva de La Gomera y han anunciado que el presidente del Cabildo y secretario general en la isla, Casimiro Curbelo, no es idóneo para la reelección. Este señor cometió un error que debería ser imperdonable en política cuando en 2011 protagonizó un incidente en, según los medios de comunicación convertidos hoy al puritanismo, una sauna. Si bien dimitió en su día como senador se aferró al Cabildo. Por fin, alguien ha tenido las agallas de decirle a Casimiro: ya basta. No más canonjías bajo estas siglas. Y esa persona, que conste, no ha sido José Miguel Pérez, un cero a la izquierda en este asunto como en tantos otros.

Pedro Sánchez está luchando por su idoneidad para alcanzar La Moncloa pero se deja, a mi juicio, muchos frentes sin solventar. Quizás no se le pueda pedir tanto de golpe. Quizás es demasiado para un solo hombre poner fin a tantos cortijos. Quizás se esté ganando demasiados enemigos (e históricos socialistas), pero, sin duda, este es el angosto camino de la regeneración política.

@cristination_