X
positivando >

Invierte en la pareja – Por José Juan Rivero

   

Las personas creemos que la vida en pareja es uno de los grandes sueños vitales que nos generan altas dosis de felicidad. Experimentar una relación entendemos erróneamente que nos colma en todos los terrenos de nuestra vida, y en ocasiones queremos solucionar así todos nuestros problemas personales. A esta creencia errónea se la conoce como uno de los grandes mitos de la felicidad. Por esta razón ponemos todas nuestras fuerzas en la pareja, intentando llevar a buen puerto un barco que en ocasiones tiene muchas vías de agua e hipotecamos así nuestra felicidad. A veces nuestra relación comienza a fallar por la acomodación hedonista, es decir, porque nos habituamos a la relación y no dedicamos tiempo a fortalecerla. Está demostrado que las parejas más felices dedican al menos cinco horas a la semana a estar juntos y hablar. Sé que en ocasiones puede parecer complejo, pero lo ideal es comenzar por una hora a la semana, al principio planifícala, y posteriormente te darás cuenta de que se convertirá en una necesidad para la pareja. Conjuntamente debemos dedicar tiempo a expresar aprecio y agradecer a nuestra pareja su papel en nuestra vida.

El estar pendiente de nuestra pareja cada día es crucial, puedes dedicar tiempo, además, a potenciar los reencuentros, es decir, esos momentos en los que la pareja retorna a casa después del duro día poniéndonos al día de lo que nos ha sucedido. También deberías de aumentar el interés por las personas con las que convives y compartes una relación, no es una extraña, forma parte de tu vida y como persona tiene inquietudes, metas y éxitos, valóralos y comparte tú también los tuyos con ella o con él. Además, si pudiesen compartir una actividad a realizar conjuntamente que les gustase a ambos, y ayude a relajarse, les permitiría disfrutar de la otra persona, generando emociones positivas que actuarán como motores de arranque de su relación, lo que ampliaría su campo de posibilidades dentro de la relación. Los abrazos y besos generan múltiples emociones y producen reacciones físicas que potencian la relación. Los estudios nos dicen que debemos dar y recibir al menos seis abrazos diarios y reírnos más de cien veces para incrementar nuestro bienestar psicológico. Por último, cultiva el arte de escuchar activamente. En ocasiones actuamos como expertos en la vida de nuestra pareja, intentando solucionar sus problemas con nuestras batallas, cuando lo que realmente desea nuestra pareja es sentirse escuchada y apoyada con un simple gesto. ¡Comienza desde ya!