X

Negligencias contra la vida – Por Sergio García de la Cruz

   

Desde donde escribo veo a un ser humano al que con una colonoscopia se le perforó el intestino, lo han sometido a siete operaciones, hoy muy grave por un shock séptico; ¿violación del deber de no causar daño a otro? Camino por terreno espinoso e incluso tabú, artículo polémico, sin duda, pero, vamos allá.

Está claro que algo grave está pasando porque no es normal que los afectados por Hepatitis C tengan que arremeter contra todas las autoridades sanitarias para que sean tratados con un mínimo de dignidad humana o al abandono al que se están viendo sometidas las víctimas de las farmacéuticas, como el caso de la Talidomida: un fármaco que se administraba a las embarazadas contra los vómitos y que causó malformaciones en los recién nacidos o la vacuna del virus del Papiloma Humano que puede provocar una reacción autoinmune.

Todos recordamos la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud de la Gripe A. España compró en el año 2009 13 millones de vacunas, al final destruyó la casi la mitad, y menos mal porque medicamento provocó miles de casos de narcolepsia, y que me dicen del virus del Ébola que parece que ha desaparecido de la faz de la tierra de la noche a la mañana. Ante todo esto nos preguntamos si al fin y al cabo no somos nada más que simples ratas de laboratorios que inflamos los bolsillos de algunos con la permisividad de otros.

Negligencias contra la salud, bien sean médicas, o sea, las actuaciones incorrectas y con falta del cuidado debido o contraria a las prácticas médicas aceptadas como adecuadas para tratar a los enfermos; farmacéuticas o incluso de las propias autoridades sanitarias cuanto menos o como cooperadores necesarios de la muerte de personas.

Médico dícese de la persona legalmente autorizada para profesar y ejercer la ciencia y arte de precaver y curar las enfermedades del cuerpo humano. Difícil labor, no cabe duda, pero para esto hay que valer y tener claro que enfrente siempre hay una persona, un ser humano digno de la mayor protección. La dignidad humana de Kant donde los seres humanos se merecen un trato especial y digno. El hombre es un fin en sí mismo, no un medio para el uso de otros individuos, lo que lo convertiría en una cosa. Cada uno de nosotros necesitamos una dedicación detallista, a pesar de ello, el sistema hace que los servicios de salud se terminen por inhumanizarse y sean poco profesionales. No somos ganados, ni conejillos de indias, tampoco somos “carne de pasillo” o un número en una lista de espera.

Los Estados Unidos tienen unos de los mejores sistemas de salud del mundo, profesionales sobresalientes y los mejores medios técnicos, sin embargo, la Asociación Médica Americana indica que las negligencias médicas son su tercera causa de muerte después de las enfermedades cardíacas y el cáncer. Allí más 200.000 americanos mueren anualmente debido a reacciones adversas y efectos colaterales de los fármacos prescritos, casi nada. Si esto ocurre en USA imaginemos lo que está ocurriendo en España, empero, no hay casi datos, las noticias escasean, parece que todo está va bien y no es así ¿la causa?: ¿Corporativismo?, tal vez, o un posible desconocimiento de la temática por la población en general; “el que no sabe es como el que no ve”, además, hay muchas personas desconocen sus derechos, ejérzalos.

www.sergiogarciacruz.com