X
tribuna >

El PP quiere acabar con las políticas de empleo en Canarias – Por María del Mar Julios Reyes

   

Tras constatar la semana pasada que para la ministra de Fomento, la señora Ana Pastor, vivimos en un carnaval eterno, en un mundo idílico en el que los pasajes aéreos son casi regalados, nos hemos topado nuevamente con la visión centralista, egoísta y apisonadora del Partido Popular para con los más de 340.000 parados que hay registrados en las Islas Canarias, al rechazar la actualización y financiación del Plan Integral de Empleo de Canarias (PIEC).

Nuestra realidad es dramática, con uno de cada tres trabajadores en situación de desempleo en Canarias, por lo que nos preocupa que el Gobierno de España muestre una euforia desproporcionada y engañosa, anunciando continuamente la salida de la crisis ante los datos del leve descenso de la tasa de paro. Lo cierto es que vivimos una dramática realidad en nuestro país con las tasas de desempleo por encima del 23% en España, de las más altas de Europa.

La realidad de millones de ciudadanos y familias es contraria a la de la cacareada recuperación que no es otra cosa que tocar fondo, porque el día a día de millones de españoles es no encontrar empleo, o tener que emigrar a otros países, o no tener esperanzas o aceptar la precariedad en los actuales empleos, si lo han recuperado o mantenido. Todo ello junto a la inexistencia de subsidios o de ayudas sociales para sobrevivir con dignidad.

Este es el primero y más importante problema social y de nuestra economía, y no se debe abordar desde la frivolidad de la euforia propagandística, o como decimos los canarios: tirar voladores en medio de un polvorín es muy peligroso.

Así lo vemos y lo vivimos en Canarias, asombrados e incrédulos cuando escuchamos al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hablar de la salida de la crisis mientras tenemos en Canarias unas tasas de desempleo por encima del 31%. Un paro que afecta a uno de cada tres trabajadores, a miles de parados de larga duración, mujeres, mayores de edad, jóvenes condenados a emigrar y familias enteras sin ningún miembro empleado.

La verdad, no sabemos desde qué realidad nos habla el señor Rajoy, desde luego que no es la de Canarias.

En Canarias, a pesar de ser la Comunidad Autónoma donde más ha descendido el desempleo y donde las altas de la Seguridad Social han estado por encima de la media, gracias al mantenimiento de la actividad turística en cifras de récord, nuestra realidad territorial de lejanía e insularidad hace más difícil la recuperación de las tasas de actividad laboral.

Por ello, le exigimos al Gobierno de España y al PP que restablezca de forma urgente la inversión en políticas activas de empleo y especialmente el Plan Integral de Empleo de Canarias.

Nos preocupa que el Gobierno del PP, con las altas tasas de paro existente, ha reducido o suprimido la financiación de las Políticas Activas de Empleo, y han hecho desaparecer el PIEC mientras mantiene otros programas e inversiones en comunidades donde gobiernan. Todo ello mientras escenifican la euforia por la supuesta salida de la crisis en una legislatura en la que han eliminado el Plan de Empleo de Canarias. El actual Gobierno del PP, en 2011, se encontró con una partida de 82 millones de euros que permitían atender planes de empleo en las Islas. Han bastado tres años de mayoría absoluta del PP para que liquidaran el PIEC.

Han extinguido el PIEC. Han dejado a los canarios sin programas de empleo. Tenemos uno de los más altos niveles de desempleo en Europa. Pero Mariano Rajoy y el PP sólo saben decir que ya superamos la crisis y estamos en la etapa de recuperación.

Para todos los canarios esta situación es inaudita. La única Región Ultra Periférica que tiene España, con un secular problema de desempleo estructural debido a la dificultad propia de los sectores económicos que tienen que competir en un mundo globalizado desde un territorio fragmentado y alejado del Continente. Una situación real y permanente que era combatida o compensada con un Plan de Empleo, que había conseguido rebajar la diferencia con las tasas de paro continentales.

Y ahora en los momentos más difíciles, cuando sufrimos la crisis económica más dura, el PP no solo no mejora las políticas de empleo sino que extingue el PIEC, lo elimina por completo sin dar alternativa alguna a las necesidades del pueblo canario salvo imponernos los intereses de Repsol con la fuerza de la Armada en una operación de desprecio absoluto a los canarios.

Mientras nos intentan imponer los intereses de empresas que quieren apropiarse de nuestros recursos, nos privatizan infraestructuras fundamentales como los aeropuertos y nos cuentan cuentos de miles de empleos y cambio del modelo económico de las Islas, en Canarias la tasa de paro para los menores de 25 años es del 59%, y en los mayores de 55 es del 25%. Dudo que en el PP se cuestionen cuál es el futuro de estos colectivos. Ni se preguntarán cómo se van a reinsertar los mayores de 55 años en el actual mercado laboral sin políticas activas de empleo.

Por eso planteamos el martes 17 de febrero una enmienda en el Senado que reconoce que es urgente que se alcance el consenso con las CC. AA. para acordar políticas y financiación específica para estos colectivos y para el desempleo femenino, otro de los grupos más perjudicados en la precariedad de empleo. Una enmienda que reconoce el hecho insular y las dificultades de la población de las Islas Canarias. Cargada de sentido común y de datos reales y verificables. Sin embargo, el PP ha demostrado su insensibilidad para con Canarias y ha votado en contra.

El paro en Canarias tiene nombre y apellidos, pero también los culpables de que no se solucione la situación a miles de canarios tienen nombres, apellidos y partido político.

*Senadora de Coalición Canaria por la Comunidad Autónoma de Canarias